Blog

SKIN CARE: ¿Qué es y sus rutinas?

Vamos a resolver todas tus dudas sobre Skin Care: ¿Cuáles son los cuidados que debo seguir según mi tipo de piel? ¿Cuál es el orden correcto de aplicación de los productos? 

Entre tantas tendencias y opciones en el mercado aquí te contamos sobre el Skin Care casero, natural, clean, coreano. ¿Cuáles ingredientes evitar y cómo leer las etiquetas?

 

 

SKIN CARE, ¿QUÉ ES?

El Skin Care es el cuidado que le damos a nuestra piel para mantenerla saludable. Se asocia con las rutinas que seguimos y los productos que usamos para que la piel de nuestro rostro luzca fresca y sana. 

Alrededor del cuidado de la piel existe infinidad de información, mitos y realidades que pueden influir en tu decisión de compra de productos. Te ayudamos a tomar las mejores decisiones en esta GUÍA COMPLETA de Skin Care, aquí encontrarás todo lo que tienes que saber acerca del cuidado de la piel.

RUTINA BÁSICA

Una rutina de cuidado de piel mínima y completa es la que incluye tres pasos: desmaquillar y limpiar, hidratar o humectar y proteger

Los pasos van aumentando en la medida en que identificas necesidades específicas de tu piel, tales como manchas o líneas de expresión. Sin embargo, tener una rutina que incluya muchos pasos no garantiza que sea la más efectiva. Al final, los resultados dependen del tipo de ingredientes que tenga cada producto y el conocimiento que existe detrás de la formulación.

Hoy en día existen cada vez más opciones que te ofrecen varias soluciones en un mismo producto, lo cual ayuda a tu piel y también al medio ambiente al producir y desechar menos frascos.

Hablemos de los 3 pasos básicos para cuidar tu piel:

1.- Desmaquillar y limpiar 

Elimina siempre todo el maquillaje de tu rostro antes de dormir. Un solo limpiador puede actuar como un todo en uno de forma efectiva. El objetivo de esta limpieza es retirar los compuestos orgánicos volátiles que provienen de la contaminación ambiental; así como eliminar residuos de maquillaje, grasa, toxinas y células muertas

2.- Hidratar o humectar 

¿Cuál es la diferencia? 

La hidratación ayuda a llevar humedad al interior de nuestra piel por medio de sueros o cremas ligeras, mientras que la humectación ayuda a crear una barrera protectora entre la piel y el medio ambiente evitando que la humedad se escape. La humectación se hace por medio de cremas o aceites. Cabe resaltar que quienes tienen piel grasa, normal o piel jóven, pueden prescindir de la humectación.

3.- Proteger de agresores externos 

Este paso ayuda a protegernos de los principales agresores externos que dañan nuestra piel, tales como los rayos UV, la contaminación ambiental o las luces solares, artificiales y azules

No es común encontrar un producto que nos proteja de todo esto a la vez; los bloqueadores solares, por lo general, no nos protegen ni de la luz azul de los dispositivos electrónicos ni de la contaminación ambiental

Son pocas las marcas que tienen bloqueadores de contaminación, luz artificial y luz azul y en nudaest.com puedes encontrar este bloqueador.


SKIN CARE POR TIPO DE PIEL

 

Ahora te daremos tips específicos de acuerdo a tu tipo de piel, así como lo que debes buscar y evitar según sea tu caso: 

 

Piel grasa 

 

Si tu piel es grasa seguramente has optado por productos secantes. Tal vez piensas que por tener este tipo de piel es imposible tenerla deshidratada y que un jabón suave no es lo mejor para ti. 

Como podrás ver, estos son algunos de los mitos más comunes sobre piel grasa;  seguirlos podría agravar todavía más esta condición. 

Aunque cueste creerlo, una piel grasa puede ser un gran regalo si logras equilibrar la producción de sebo, porque ésta nos ayuda a combatir ciertas infecciones y también  a que las líneas de expresión aparezcan más tarde. 

Piensa tu rutina como una forma de equilibrar tu rostro y no simplemente como la eliminación de la grasa y comedones, ya que enfocarte en estos efectos te lleva a tomar decisiones que no solucionan el problema de fondo.

 

Te puede interesar:  Piel Grasa: Una Guía Completa

 

Rutina de piel grasa:

 

Paso 1: 

 

Limpia dos o tres veces al día tu rostro con limpiadores suaves pero efectivos capaces de remover las toxinas y el exceso de grasa en tu piel. 

Los ingredientes que deben contener los productos skincare son:

  • Sustancias limpiadoras como lauril sarcosinato, coco betaína o cocoamido betaína. Estos  ingredientes derivados naturales o biotecnológicos tienen un pH compatible con el de tu piel y  ayudan a equilibrarla sin dejar resequedad. Recuerda que cuando resecas tu piel el problema se agrava, debido a que  manda la señal de que es necesario producir más grasa.
  • Carbón activado en cantidades adecuadas para ejercer un efecto limpiante y astringente sobre la piel.
  • Aloe vera que ayuda a mantener la hidratación y es una barrera protectora de la piel tras el lavado del rostro. 

Evita los siguientes ingredientes:

  • Alcohol denat, lauril sulfato de sodio (LSS), perfumes o fragancias y colorantes artificiales; pueden irritar tu piel y desequilibrar su flora.
  • Jabones de barra con un pH alcalino; agravan el problema del sebo.

Paso 2:

 

Hidrata tu rostro después de lavarlo con productos a base de agua. Si crees que no debes hidratar tu piel por temor a hacerla más grasa, no es así. Un exceso de sebo puede darse cuando no mantenemos una buena cantidad de agua en nuestra piel o cuando limpiamos con productos que la secan.

Busca sueros o geles solubles en agua pero altamente hidratantes e ingredientes tales como:

  • Ácido hialurónico vegano, films moleculares por fermentos biotecnológicos, vitamina B5, niacinamida, sales de zinc; los cuales dan una hidratación profunda sin sensación pesada.
  • Busca también en tus hidratantes extractos a base de frutos como el albaricoque, la pera, la pasiflora y la caléndula, que tienen un efecto astringente adecuado para tu piel.  
  • Iones minerales de cobre, sodio, magnesio y potasio, que  ayudan a equilibrar la piel.

Evita siempre los siguientes ingredientes:

  • Alcohol denat
  • Colores artificiales, aromas, manteca de cacao, cremas y aceites pesados como el de coco.

Paso 3: 

 

Protege tu piel del sol, la contaminación ambiental y la luz artificial. Este paso debe estar presente para cualquier tipo de piel. Puedes usar protectores solares de ingredientes físicos o químicos

Los protectores físicos tienden a dejar rastro blanco sobre la piel conforme incrementan el nivel de protección solar, sin embargo, resultan más tolerados por las pieles reactivas; mientras que los protectores químicos son transparentes y suaves al tacto. 

Busca que los protectores tengan las siguientes características:

  • Niveles de protección por lo menos de FPS 40 y un ideal de FPS 50+
  • Bloqueadores especialmente diseñados para protegerte de la radiación infrarroja, la luz azul y la contaminación ambiental, los cuales se formulan con ingredientes biotecnológicos o derivados naturales concentrados, como la manzana, el jengibre, el trigo y la cebada.

Evita estas acciones perjudiciales para tu piel

  • Aplicar exceso de maquillaje.
  • Hacer exfoliaciones con productos que raspan la piel.
  • Manipular el rostro con las manos sucias
  • Consumir comida chatarra.
  • Mantenerse sedentario.

 

Piel Grasa


    Piel mixta 

     

    Si sientes que es dificil comprender a tu piel y definirla en un tipo, muy probablemente sea mixta. El principal reto es equilibrar esta condición contradictoria entre las zonas de tu rostro con una mayor producción de grasa y las otras áreas normales o incluso con resequedad

    El desconocimiento nos puede llevar a tratar este tipo de piel como si fuera un simple problema de grasa y con ello secar aún más ciertas zonas y agravar la producción de sebo en la piel al usar ingredientes secantes.

    Rutina de piel mixta:

     

    Paso 1: 

     

    Limpia dos veces al día con productos que no resequen las áreas propensas a sequedad, pero que al mismo tiempo sean efectivos para controlar la producción de sebo en las zonas grasas sin disrrumpir el manto ácido de la piel. 

    Para lograrlo te recomendamos limpiadores que contengan un pH compatible con tu piel. Casi siempre la presentación de estos productos es líquida.

    Busca que tus productos limpiadores tengan los siguientes ingredientes:

    • Lauril sarcosinato, coco betaína o cocoamido betaína, que son saponificantes que respetan el pH de tu piel. Estos son ingredientes naturales o biotenológicos que logran un equilibrio en tu piel.
    • Carbón activado en cantidades adecuadas para un efecto altamente limpiante. 
    • Aloe vera, que ayuda a recuperar la hidratación de la piel.

    Evita lo siguiente:

    • Jabón de barra que tienen un pH alcalino que reseca la piel y al mismo tiempo la hace producir más grasa para equilibrarse. Evita en tus jabones lauril sulfato de sodio (LSS).
    • Toners que contengan alcohol denat
    • Partículas en exfoliantes que solo raspan tu piel.

      Paso 2:

       

      Hidratar o humectar: dependiendo de qué tan resecas sean tus zonas secas podrás simplemente hidratar o también incluir la humectación.

      Si no sientes tan reseca ninguna parte de tu piel durante el día, entonces, podrías solo hidratar con sueros o geles después de cada limpieza. Para ello, se recomienda que la hidratación se realice con ingredientes que lleven agua a diferentes capas de la piel, algunos de estos componentes son films moleculares por fermentos biotecnológicos, ácido hialurónico vegano, sales de zinc y vitamina B5

      Si tus zonas que tienden a la resequedad se sienten tiesas o jaladas durante el día, además de hidratar todo el rostro; humecta tus áreas secas con cremas ligeras a base de escualanos o aceites ricos en ácidos linoleicos, tales como el maíz, la canola y los extractos de algas.

      Busca otros ingredientes en tus hidratantes tales como:

      • Péptidos, que son ideales para llevar luminosidad a tu rostro, y desvanecer líneas de expresión y arrugas. Son, además, recomendables para todo tipo de piel, incluyendo pieles sensibles.

      Evita componentes tales como: 

      • Colorantes artificiales, aromas, manteca de cacao y aceites pesados
      • Aceites esenciales y fragancias por su capacidad sensibilizante. 

      Paso 3:

      Protege tu piel del sol todos los días con protectores solares de ingredientes físicos o químicos. Los protectores físicos tienden a dejar rastro blanco sobre la piel conforme incrementan su nivel de protección solar, pero son más tolerados por las pieles reactivas; mientras que los protectores químicos son transparentes y suaves al tacto. 

      Busca además protegerte de la contaminación ambiental, luz azul y radiación infrarroja por medio de bloqueadores diseñados específicamente para ello.

      Busca en tus bloqueadores: 

      • Niveles de protección por lo menos de FPS 40 y un ideal de FPS 50+ en los solares.
      • Productos que te bloqueen de la radiación infrarroja, luz azul y contaminación ambiental, los cuales están compuestos por ingredientes biotecnológicos o derivados naturales concentrados de frutos o vegetales como la manzana, el jengibre, el trigo y la cebada.

      Evita estas actividades que solo te perjudican:

      • Estresarte, la tensión constante es una causa de la piel mixta.
      • Consumir comida industrializada como harinas refinadas, frituras, exceso de grasas saturadas.
      • Aplicar exceso de maquillaje.

       

      Piel Mixta

       

        Piel normal 

         

        Este tipo de piel es aquel que no te da mayor problema. Tal vez hasta te olvides que debes tener rutinas, sin embargo, no te confíes. Las pieles normales tienden a volverse secas con el tiempo, pudiendo presentar líneas de expresión prematuras si no se cuida adecuadamente.

        Te recomendamos la rutina básica descrita al inicio de esta GUÍA COMPLETA

        Busca productos con estas características:

        • Limpiadores suaves que tengan un pH biocompatible, casi siempre los encuentras en forma líquida. El aloe vera y el carbón activado son grandes aliados en la limpieza facial. Evita en cambio ingredientes como lauril sulfato de sodio (LSS) en tus jabones, fragancias y colorantes artificiales.
        • Busca en tus sueros o cremas ingredientes naturales como extractos de algas, aceites con alto contenido en ácido linoleico, ya que son ligeros y fáciles de penetrar en la piel.
        • Ingredientes biotecnológicos como escualanos, film moleculares por fermentación de bacterias, ácido hialurónico vegano, péptidos y coenzima Q10.

        Evita estas actividades y componentes en tus productos skincare:

        • Saltarte la limpieza del rostro, hazlo al menos por la noche.
        • Exponerte al sol sin protección.

        Piel Normal

         

         

          Piel seca 

           

          El reto de esta piel es lograr una mayor elasticidad y luminosidad, así como evitar el enrojecimiento y el picor.

          Rutina de piel seca:

          Paso 1: 

          Limpia tu rostro una o dos veces al día, si tu piel es muy seca, puedes hacerlo solamente por la noche. Usa  limpiadores que no resequen tu piel, pero que te proveean de una limpieza adecuada. Ingredientes saponificantes, tales como lauril sarcosinato, coco betaína o cocoamido betaína, que son benévolos con tu piel. Se trata de ingredientes naturales o biotecnológicos que tienen un pH biocompatible con tu piel, evitando así la resequedad e irritación.

          Busca que tus limpiadores contengan:

          • Aloe vera, que ayuda a recuperar la hidratación y es una barrera protectora de la piel tras el lavado del rostro. 
          • Carbón activado en cantidades adecuadas para una mejor limpieza.

          Evita estos componentes en tus limpiadores:

          • Jabones de barra por su pH alcanlino que desequilibran la piel. 
          • Lauril sulfato de sodio (LSS) y fragancias.

          Paso 2: 

          Hidrata las veces que sea necesario al día, hasta que tu piel obtenga hidratación. Es muy común sentir la piel estirada y sin luminosidad aún después de haber puesto crema en el rostro. Esto se puede deber a que las cremas o aceites tienen moléculas grandes incapaces de penetrar en diferentes capas de la piel. Es por eso, que las pieles secas no se pueden saltar el paso de la hidratación

          Busca para ello, sueros con los siguientes ingredientes: 

          • Péptidos, que estimulan la producción de ácido hialurónico propio de la piel e incrementan la hidratación evitando las líneas de expresión.
          • Coenzima Q10 y fermentos biotecnológicos por bacterias, que son similares al ácido hialurónico, pero con un mayor poder de penetración en diferentes capas de la piel.

          Evita este tipo de ingredientes en tus sueros:

          • Productos con alcohol y colores artificiales
          • Aceites esenciales para la piel de tu rostro y fragancias por su capacidad sensibilizante

          Paso 3:

          Humecta dos o tres veces al día. A diferencia de la hidratación que lleva agua al interior de la piel, la humectación crea una barrera protectora que evita la pérdida de agua. Ésta se logra con cremas o aceites que dejan una capa protectora en la superficie de tu piel.

          Busca ingredientes como:

          • Aceites biotenológicos como escualanos, los cuales se obtienen de forma sustentable fermentando la caña en lugar de escualanos provenientes de tiburones.
          • Ceramidas y conenzima Q10.
          • Péptidos.

          Evita estas acciones que no benefician a tu piel:

          • Exponerte al sol de manera prolongada y sin protección. 
          • Cambios bruscos de temperatura
          • Uso directo de aires acondicionados o calefactores

          Paso 4: 

          Protege del sol, la contaminación y luz artificial. Este paso debe estar presente siempre en cualquier tipo de piel. Puedes usar protectores solares de ingredientes físicos o químicos. Los protectores físicos tienden a dejar rastro blanco sobre la piel conforme incrementan su nivel de protección solar, pero son más tolerados por las pieles reactivas; mientras que los protectores químicos son transparentes y suaves al tacto. 

          Busca que tus protectores tengan las siguientes características:

          • Niveles de protección por lo menos de FPS 40 y un ideal de FPS 50+
          • Productos bloqueadores de la radiación infrarroja, la luz azul y la contaminación ambiental, compuestos por ingredientes biotecnológicos o derivados naturales concentrados de frutos o vegetales como la manzana, el jengibre, el trigo y la cebada

          Evita estas acciones que no hacen bien a tu piel:

          • El estrés y no dormir.
          • Consumir comida industrializada.
          • Exfoliación física a base de partículas que raspan tu piel.

          Piel Seca

           


          SKIN CARE FOR MEN

          Cuando se trata de hombres lo importante es mantener rutinas prácticas y efectivas. Aunque la piel del hombre es más gruesa que la de la mujer, los ingredientes de los que se ven beneficiados ambos sexos son los mismos. De hecho, hay marcas que han roto el mito de que hombres y mujeres no pueden usar los mismos productos, tal es el caso de Nuda Est

          Esta tendencia se le llama Genderless Skin Care y tiene que ver más con el uso de ingredientes activos benéficos para las diferentes necesidades de la piel.

          Las funciones básicas de Skin Care para hombres son realmente las mismas que para todas las rutinas: limpieza, hidratación o humectación, así como protección de agentes agresores externos

          Paso 1: 

          El paso 1 siempre será la limpieza. Es común que los hombres presenten una alta producción de grasa, por lo que limpiar el rostro de dos a tres veces al día es esencial. Se recomienda hacerlo al despertar, después de realizar ejercicio y antes de irse a dormir.  

          Busca ingredientes como carbón activado para una máxima limpieza, evita productos con sulfatos, colorantes y aromas por su efecto sensibilizante e irritante.

          Paso 2:

          El paso 2 consiste en hidratar. Cuando la piel tiende a ser grasa y no se siente durante el día reseca o jalada, se puede optar por hidratar con sueros o geles ligeros que puedan tener, además, efectos calmantes después de rasurar con ingredientes como la pimienta de tasmania. En caso de que la piel tienda a resecarse o comience a presentar líneas de expresión, será necesario usar cremas capaces de hacer una doble función de hidratación y humectación

          Busca ingredientes como:

          • Ácido hialurónico vegano, fermentos biotecnológicos por bacterias, minerales como zinc, magnesio, potasio y vitamina B5 para hidratar. 
          • Péptidos, coenzima Q10 para líneas de expresión.
          • Extractos de caléndula, nopal, la pasiflora o la pera para un efecto hidratante y al mismo tiempo controlar la producción de grasa

          Evita lo siguiente:

          • Uso de alcohol, fragancias y parabenos en tus productos.
          Paso 3:
           

          Protege del sol con bloqueadores de por lo menos un FPS de 40. Este paso debe estar presente diariamente.

          Busca bloqueadores diseñados para protegerte de la contaminación y luz artificial proveniente de pantallas electrónicas.

           

           


          ORDEN CORRECTO DE APLICACIÓN DE LOS PRODUCTOS

          ¿Qué debo aplicar primero y qué después?, esta es una pregunta recurrente cuando se trata de establecer rutinas de Skin Care. El orden adecuado sería como sigue:

          1. Desmaquilla y limpia como primer paso siempre.
          2. Hidrata con sueros y geles (productos con una nula o mínima cantidad de aceites)
          3. Humecta con cremas o aceites
          4. Protege con bloqueadores de contaminación ambiental.
          5. Protégete del sol con bloqueadores solares. 
          6. Maquillate si así lo deseas.

          Una forma fácil de identificar el orden de aplicación de tus productos es notar las texturas: siempre se aplican al inicio los productos con menor concentración de grasa, debido a que si antes ponemos los más pesados, difícilmente podrán penetrar en la piel los productos más ligeros

          Además, los sueros se caracterizan por tener una mayor cantidad de ingredientes activos funcionales que necesitan penetrar en la piel. Los últimos productos son bloqueadores y después maquillaje.


          PRODUCTOS SKIN CARE Y TENDENCIAS

          Skin Care casero 

           

          Hay que tener cuidado con las mascarillas o remedios caseros. Que lo hagas tú misma y que sea “natural” no significa que sea totalmente seguro.

          Algunos ingredientes aparentemente inofensivos como el limón, el bicarbonato, el jitomate, la papaya, la papa y la piña pueden tener efectos irritantes y sensibilizantes, que hacen más propensa a que la piel se manche.

          También el aceite de coco y linaza suelen ser comedogénicos, mientras que algunos esenciales cítricos o de lavanda pueden sensibilizar y manchar la piel. 

          ¿Has tenido algún efecto adverso con remedios caseros?

           

          Skin Care natural  

           

          Se trata de una tendencia que surge como respuesta a la falta de integridad de la industria tradicional de Skin Care que por mucho tiempo ha usando ingredientes controvertidos. Esta tendencia natural ha tomado mucha fuerza, porque garantiza al usuario que puede conocer de forma fácil los ingredientes que tiene un producto. Sin embargo, muchas marcas se quedan únicamente con el uso de componentes muy sencillos que no dan una efectividad real.

          A diferencia de la alimentación, cuando hablamos de productos skincare, muchas veces hay ingredientes que no son fáciles de entender  ni de pronunciar, aunque sean naturales y totalmente seguros.

          Cuidado con los productos que no están bien etiquetados o que no desglosan sus ingredientes. No por ser artesanales son seguros, hay casos en que si la formulación no es correcta, se pueden presentar problemas de contaminación del producto y generar efectos adversos en la piel.

           

          Skin Care clean  

           

          La tendencia clean llegó para quedarse, es una evolución del Skin Care natural que se concentra en el Free from o ser libre de ciertos ingredientes que pudieran representar algún riesgo para la piel y la salud. 

          A diferencia de la cosmética natural, el clean beauty es menos artesanal y opta por algunos ingredientes sintéticos seguros que pueden ser efectivos y cuidar al medio ambiente. A pesar de eso, muchas marcas clean pueden no ser ultra efectivas.

           

          Skin Care Coreano o K-beauty  

           

          Sin duda, el Skin Care coreano ha tomado muchísima notoriedad en los últimos años. Es una rutina que promete conseguir una piel sana y casi de efecto porcelana. La realidad es que conseguir una piel así, conlleva una gran disciplina  --no solamente en cuestión de Skin Care-- también implica una sana alimentación y un estilo de vida equilibrado. 

          Las pieles tienden a tener imperfecciones y eso tampoco está mal. Esta rutina si bien aporta beneficios para la piel, no todas las marcas ni cada uno de los pasos aportan ingredientes activos que hagan una diferencia en la piel. 

          A continuación, verás algunos productos que podrían desaparecer de esta rutina sin hacer una diferencia:

          • Toners o tónicos: estos productos dicen recuperar el pH de tu piel después de la limpieza, sin embargo, de manera natural la piel está diseñada para recuperar su pH a los pocos minutos de haber sido limpiada. Se trata de un proceso sin necesidad de un producto especializado para ello. 
          • Esencias o mist:  son un “extra” a la hidratación, que realmente son innecesarios dado que no tienen los ingredientes activos para hidratar de forma adecuada. De hecho, si usas un suero con una buena formulación, no necesitarías usar esencias, debido a que, en realidad, la piel no se ve beneficiada de algo tan diluído
          • Mascarillas: las mascarillas en realidad no son necesarias. Son más una moda y una experiencia de spa en casa que una necesidad real. 

          Las mascarillas que se usan en los spas tienen razón de ser por el tipo de ingredientes que se utilizan y que deben ser aplicados por un experto. Con una rutina de Skin Care que contenga ingredientes y formulaciones realmente efectivos, la mascarilla sale sobrando.

           

          Te puede interesar: 7 productos que tu piel no necesita

           

          Si lo que buscas es tener un momento para mimar tu piel todos los días, tal vez valga la pena la rutina coreana, o prácticas de mindfulness para ti, pero si sientes que de alguna manera te esclaviza o gastas mucho dinero, te recomendamos buscar rutinas más sencillas e incluso, más efectivas

          La clave de un producto ultraefectivo es el uso de los mejores ingredientes del mercado y usarlos en las concentraciones adecuadas. De nada sirven 10 o 13 productos, si solo 4 tienen los ingredientes activos necesarios para hacer una diferencia significativa en tu piel.

           

          Skin Care de ciencia e integridad  

           

          Es el nuevo estándar que Nuda Est ha fijado, es hacer las cosas pensando en el usuario como prioridad, creando únicamente lo que es mejor para él. Usamos el conocimiento científico para una máxima seguridad y efectividad. 

          Buscamos los mejores ingredientes del mundo y los usamos en las concentraciones adecuadas para dar una máxima efectividad en el menor tiempo posible. Es muy común que los ingredientes activos sean usados en pequeñas cantidades debido a sus altos costos, lo que implica que el producto no tendrá la efectividad que promete, aún cuando se venda a precios altos.


          Skin Care TIPS

          Skin Care como prioridad  

           

          Cuando tienes una piel saludable, ésta se convierte en tu mejor maquillaje. 

          Leer ingredientes de productos Skincare  

           

          Sabemos lo abrumador que resulta leer etiquetas de productos de skincare. Si de por sí leer la tabla de alimentos e información nutrimental es complicado, acá es mucho peor debido a que no siempre se entienden los ingredientes de los productos, aunque sean componentes seguros, incluso naturales. 
          Para hacerlo más simple, te presentamos una lista de ingredientes que no recomendamos.

           

          Ingredientes que debes evitar 

           
          • Aceites minerales (petrolato, petroleum, parafina)
          • Parabeno Metilparabeno
          • Ftalatos (Ftalato, DEP, DBP, DEHP)
          • Fragancias
          • Hidroquinona
          • Sulfatos (todo lo que contenga la palabra sulfato)
          • Alcohol denat
          • Triclosan y triclocarbán por generar resistencia bacteriana (TSC, TCC)

           

          Cuando un producto te diga que tiene cierto componente benéfico para tu piel, te recomendamos leer la tabla de ingredientes para asegurarte de que el componente efectivamente esté y que no aparezca en el último lugar de la lista, eso querría decir, que su concentración es mínima.
          El orden en el que aparecen los ingredientes es de mayor concentración a menor, por lo que si un producto te dice que contiene péptidos y los tiene hasta el final, seguramente el producto no será efectivo y tal vez te están cobrando más de la cuenta.


          Skincare Fridge 

           

          Algo que constantemente nos preguntan es si deberían de considerar el skincare Fridge, o meter tus productos al refrigerador.
          Es una práctica que ha sido muy impulsada por diferentes marcas de mini refrigeradores especialmente diseñados para meter tus productos de skincare

          Es cierto que se siente muy bien usar algo frío en la cara y da la sensación de que la piel se tensa, pues cuando las bajas temperaturas son constantes sobre el cutis, las estructuras de colágeno tienden a tensarse. Sin embargo, el uso de un skincare frío no es suficiente para que este efecto se mantenga.  

          Las únicas razones para meter tus productos al refrigerador, es si son productos hechos con probióticos vivos que tengan un periodo de vida útil muy corto y que precisen mantener los microorganismos vivos.  

           

          No existe una única forma de hacer las cosas. La mejor rutina es la adecuada para tu tipo de piel; una que sea honesta y te haga feliz. No se necesitan infinidad de pasos y productos para lograr una piel saludable. Recuerda que menos es más. 

          Observa todos los días tu piel y trata de entender sus necesidades. Tú mejor que nadie sabes qué es lo que necesitas. Habla con los fabricantes de productos y cuestionarlos sobre el origen de sus ingredientes y la seguridad de sus formulaciones.