Blog

7 productos que tu piel no necesita

¿Te has puesto a pensar cuántos productos de cuidado personal utilizas ¿Conoces los efectos que tienen algunos de sus ingredientes en tu piel?

Es probable que tengas un cajón repleto de diferentes productos, muchos de los cuales no usas. ¿Realmente necesitamos tantos productos para cuidar nuestra piel, o más bien existe una sobreoferta en el mercado del skincare. Un panorama que confunde y vende soluciones para problemas que no tenemos. 

Los cuidados básicos para tu piel son la limpieza, la hidratación o humectación y la protección contra agresores externos, como la radiación y contaminación. Si tienes alguna afección en la piel es comprensible que agregues más productos a tu rutina, tales como cremas despigmentantes, antiacné o antiarrugas. Sin embargo, existen opciones que te brindan más de una solución en un mismo producto, como hidratación y tratamiento antiacné o antiedad. Antes de elegir qué es lo mejor para ti, te recomendamos conocer cuál es tu tipo de piel.

Toma en cuenta también que no todas las marcas independientes usan activos probados científicamente por su seguridad y efectividad, y que no todas las marcas departamentales te ofrecen las concentraciones adecuadas de los ingredientes activos que te venden en su publicidad, es por eso que muchas veces puedes llegar a creer que necesitas muchos productos para poder tener la efectividad que buscas.

En este artículo te contamos cuáles son los productos que no tienen otra razón más que hacernos gastar nuestro dinero:


1.- Toners

Los toners fueron creados con la intención de hidratar y equilibrar los niveles de pH en la piel después del lavado facial. La realidad es que cualquier producto que apliques después de la limpieza, tales como un suero o una crema, no solo son suficientes para darte la hidratación necesaria, sino que además son las formas cosméticas adecuadas para que ingredientes activos funcionen mejor sobre la piel. 

Por otro lado, el pH de la piel no necesita productos para recuperarse. Aunque te laves la cara y no uses algún producto, tu piel tiene la capacidad de recuperar su pH normal en cuestión de minutos, por lo que el uso de tónicos faciales para hidratar o recobrar tu pH es más una moda que una necesidad.

¿Pero qué pasa con los toners para piel grasa? Se tiende a pensar que son muy necesarios para este tipo de piel. En realidad si usas un limpiador adecuado no tendrás residuos ni de grasa ni suciedad.

Algunos de los toners para pieles grasas contienen alcohol y otros ingredientes secantes que lo único que hacen a la larga es generar una mayor producción de grasa, para contrarrestar esa sequedad.

Si tienes la piel grasa probablemente te ha pasado que cuando usas un tónico facial te seca el brote, pero al cabo de unas horas el brillo y el sebo reaparecen o tienes un nuevo brote. Estas apariciones se deben a que la producción de grasa en la piel juega un papel muy importante en la protección de la piel.  

Ahora ya lo sabes, mejor consigue un buen limpiador, suero o crema. Evita los toners.


2.- Mist

Estos productos derivan de los toners y se les conoce como brisas, sprays o nubes. La diferencia entre un tónico facial y los mist es que los últimos contienen colorantes, aromas y hasta micas para dar un efecto de brillo en la cara.

Los colorantes artificiales y aromas no son componentes que tu piel necesite, al contrario, las fragancias pueden contener varios ingredientes en su formula, ingredientes que el fabricante no tiene la obligación de declarar de uno en uno. Toma en cuenta que muchas veces, estos ingredientes son controvertidos con efectos irritantes, que dejen tu cutis muy sensible e incluso produzcan manchas o disrrupción hormonal.

Si tu piel es sensible o tiene algún desequilibrio, como piel mixta o acné, te recomendamos alejarte de los mists todavía más, debido a que los problemas pueden verse agravados.

Las micas, por su parte, son ingredientes que se agregan a los mist con el fin de aportar brillo y color. Son minerales derivados del silicio, inertes y sin ninguna actividad sobre la piel; aportan un atractivo visual al producto para la atención del consumidor. 

En conclusión, los mists no  tienen ingredientes activos que realmente hagan una diferencia en tu piel, por el contrario, puede ser que agraven o traigan nuevos problemas. 

Si tienes un skincare de calidad en tu piel que te provea de una limpieza adecuada y una hidratación o humectación suficientes, seguramente verás mejores resultados e invertirás mejor tu dinero. 


3.- Productos “especializados” para la zona del cuello y escote

Estos productos han tenido mucha popularidad debido a que es común que se nos olvide cuidar de esta zona. Con el paso del tiempo tanto cuello como escote se tienden a arrugar, si no les damos el cuidado adecuado. Es común ver en la zona del escote líneas de expresión verticales, lo cual se debe principalmente por dormir de lado. La forma como dormimos también es un factor de envejecimiento para esta parte del cuerpo.

Los productos “especializados” para esta zona suelen ser muy caros. Son vendidos con la fantasía de que contienen ingredientes o tecnología específica para el cuello o escote. La verdad es que la diferencia entre la piel del rostro, el cuello y el escote es mínima.  Los productos que utilizas para el cuidado de tu piel en una zona son los mismos que puedes colocar en el cuello o el escote.


4.- Aceites esenciales para skincare

Aunque han ganado mucha fama en los últimos años debido a los efectos que tienen sobre nuestro organismo, los aceites esenciales no están realmente diseñados para el cuidado de tu piel. Esto debido a que gran parte de estos aceites son fotoreactivos, lo cual quiere decir que al aplicarlos y exponerlos al sol pueden provocar alguna reacción en tu piel, tal como hiperpigmentación o manchas. 

Este tipo de aceites también tienen un potencial sensibilizante para la piel, lo que puede traducirse en síntomas como picor, rojeces y hasta dermatitis en la piel. 

Los aceites de cítricos y bergamota son algunos de los aceites más fotosensibles, por lo que te recomendamos no usarlos en tu rostro.


5.- Mascarillas para el cuidado de la piel

¿Cómo que las mascarillas no son necesarias? 

Las verdaderas mascarillas surgieron en los spas o cabinas de belleza, donde eran aplicadas por un especialista debido al uso de ingredientes realmente efectivos, que precisaban de una técnica de aplicación y un tiempo específico de contacto con nuestra piel. O bien mascarillas especiales para el uso de aparatos de luz pulsada o láser. 

Hoy sabemos que las mascarillas son populares y que el uso casero se ha extendido con la promesa de que van a generar un cambio positivo en la piel. La realidad es que no es así, las mascarillas son de utilidad únicamente si quieres tener una experiencia de spa en el hogar. Sin embargo, no hace diferencia alguna en la piel.

Las mascarillas desafortunadamente se convirtieron en productos tan comerciales que es difícil encontrar una que valga la pena. La gran mayoría de ellas contienen humectantes baratos que no cuestan lo que valen. Algunas solo tienen agua, fragancia y color. Existen otras mascarillas para pieles grasas que no atacan el problema de raíz y que tienden a sensibilizar tu piel sin hacer ningún efecto positivo en ella. 

Un skincare a base de limpieza, hidratación o humectación, así como protección adecuada; es la base de una piel sana si se hace con los ingredientes y productos adecuados. 


6.- Cremas reductivas o para celulitis

Estos productos se aprovechan de la esperanza del consumidor. No existe una crema que sea eficaz para reducir talla de forma permanente. Este tipo de cremas están creadas a base de alcoholes o mentoles que dan un efecto de tensión y contracción consecuente del cambio de temperatura en las fibras de colágeno y elastina. Por ende, sucede la reducción de tus caderas, muslos o abdomen. 

Sin embargo, estas medias las ganarás al cabo de unas horas. Ni la toronja ni el eucalipto u otros ingredientes usados en este tipo de productos, tienen propiedades para que de manera tópica, puedas ver una diferencia en la talla o en la acumulación de grasa en forma de celulitis. 

No existe solución mágica a estos problemas. Lo único que puede ayudarte es un estilo de vida activo y una alimentación saludable que limite la comida industrializada. 

Ya lo sabes, no vuelvas a perder otra vez tu dinero y tiempo con estas falsas promesas. Busca productos y marcas que dentro de su filosofía esté la integridad y un estilo de vida saludable. 


7.- Cremas de día y noche

El que la piel necesite productos diferenciados para el día y la noche es más un mito que una realidad. La piel se regenera y purifica durante la noche, son procesos que el cuerpo hace independientemente de lo que le pongas.

Las cremas exclusivas de noche surgen con el uso de componentes fotosensibles, es decir, ingredientes que al exponerse a la luz del sol pudieran descomponerse y causarte algún efecto adverso en la piel como manchas, irritación o sensibilidad. 

De ahí surgió la moda de crear cremas para día y la noche, aunque no necesariamente contengan algún ingrediente fotosensible. Muchos fabricantes vieron la oportunidad de vender más productos a un mismo cliente, así como de quitar ingredientes activos de una de las dos formulas y bajar sus costos.

Muchas veces las cremas nocturnas se venden como si tuvieran una mayor cantidad de ingredientes activos que las de día, con la promesa de que en la noche se aprovechan mejor los ingredientes. La realidad es que un mismo producto puede ser muy benéfico, tanto para el día como para la noche, siempre que tenga ingredientes realmente efectivos y además los contenga en concentraciones adecuadas.

Ahora ya lo sabes, no tienes que gastar tu dinero en soluciones inútiles. Es mejor invertir en pocos productos, pero realmente efectivos y seguros para la salud de tu piel.