Blog

Cuidado de la piel: Todo lo que tienes que saber


El cuidado de la piel es todo lo que haces para mantener tu piel sana. Solemos asociar el cuidado de la piel, únicamente a los productos que ponemos en ella y aunque eso es muy importante, existen otras actividades de cuidado que seguramente haces de forma inconsciente y que tu piel agradece:  el uso de sombreros, dormir suficiente, hidratarte y nutrirte mediante una alimentación adecuada. En gran medida, lo que sucede con la piel, es un reflejo de lo que pasa también en el interior de nuestro cuerpo.  

En este artículo te ayudaremos a entender de mejor manera la piel y la forma en que puedes cuidarla.


Importancia del cuidado de la piel del rostro

Con justa razón la piel del rostro es la zona que más solemos cuidar, es la parte de nuestro cuerpo que mostramos constantemente al mundo y que está siempre expuesta al medio externo: rayos solares, luz artificial, aire, maquillaje y hoy más que nunca, a la contaminación ambiental. Es por esa razón que si queremos tener un rostro sano y radiante, tenemos que ayudarle a evitar o minimizar agresiones externas y al mismo tiempo tenemos que proveerle de los cuidados necesarios para mantenerla limpia, hidratada y protegida.

Cuidar adecuadamente tu rostro evitará que se presenten algunas condiciones no deseadas en esta parte de la piel, tales como manchas, acné, falta de luminosidad, arrugas prematuras, sensibilización, picor o ardor, desbalance en la producción de grasa o resequedad.

Sin duda, existen infinidad de rutinas para cuidar tu rostro, aquí te mencionamos las básicas y algunas que están dando mucho de qué hablar:



Rutina de cuidado de la piel

  • Limpieza diaria: esta es una parte fundamental de una rutina adecuada, su objetivo es retirar de la piel compuestos orgánicos volátiles que provienen de la contaminación ambiental, así como residuos de maquillaje, grasa, toxinas y células muertas de la piel. Al limpiar nuestra piel, evitamos que micro partículas contaminantes se instalen en nuestra piel causando el estrés oxidativo que se traduce en una disminución prematura de la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico propios de la piel.  

    Limpiar tu piel al menos por la noche, es fundamental para tener una piel luminosa, lisita y libre de imperfecciones. También la limpieza ayudará a que los ingredientes activos de tus productos penetren mejor.

    Algo importante es saber que la limpieza debe ser de forma suave, no es necesario dejar la piel acartonada, pues esto no es sinónimo de limpieza, tampoco significa que un producto limpia mejor porque hace cantidad de espuma.

    Los factores importantes a considerar en un limpiador son:
    1. Que no contenga ingredientes sensibilizantes derivados de sulfatos  como el LSS (Lauril sulfato de sodio)
    2. Que se encuentre libre de sustancias alérgenas como fragancias, aceites esenciales o derivados como el linalol.
    3. Preferentemente limpiadores líquidos a bases de surfactantes como sarcocinatos o betaínas.
    4. Que en su formulación encontremos hidratantes naturales como extracto de aloe vera o glicerina vegetal.

  • Hidratar la piel: hidratar la piel es el proceso de llevar humedad al interior de nuestra piel por medio de ingredientes con capacidad de penetrar en diferentes capas cutáneas y retener moléculas de agua. Los síntomas de una piel deshidratada son la pérdida de luminosidad en el rostro y la aparición de líneas de expresión finas por deshidratación que pueden llegar a convertirse en arrugas prematuras.

    La hidratación se consigue principalmente con sueros o con cremas ligeras capaces de penetrar en diferentes capas de la piel.

    Los factores importantes a considerar en un suero son:
    1. Que contenga ingredientes potentes que restablezcan la estructura de tu piel o resuelvan una necesidad específica: péptidos, fermentos biotecnológicos por bacterias, ácido hialurónico, niacinamida, aminoácidos.
    2. Que sean fáciles de absorber por tu piel. 
    3. Que tengan ingredientes con evidencia científica de su funcionalidad.
    4. Que sean elaborados por empresas en las que confíes.
  • Humectación de la piel: a diferencia de la hidratación, la humectación es el proceso por medio del cual se crea una barrera protectora entre la piel y el medio ambiente, evitando que la humedad propia de la piel se escape. Una humectación adecuada nos ayudará a mantener la tonicidad de la piel. 

    La humectación se consigue principalmente con cremas o aceites que se quedan en la capa externa de la piel creando esta barrera protectora. No olvides también hidratar y humectar tu cuello, solemos descuidarlo y éste también se ve afectado por agresores externos y por el paso del tiempo.

    Los factores importantes a considerar en un humectante son:
    1. Qué cuente con un balance perfecto entre ingredientes humectantes que se queden en la superficie de la piel, y otros hidratantes y emolientes que actúan en diferentes capas.
    2. Que en su listado de ingredientes aparezcan sustancias como escualanos de caña, ácido hialurónico, glicerina vegetal y/o aceites vegetales. 
    3. Que no contenga petrolatos o aceite de coco por su capacidad comedogénica

Si buscas un producto menos penetrante pero más consistente sobre la piel para evitar la pérdida de agua, busca aquellos que contengan algún tipo de cera como de carnauba o baubao. 

  • Contorno de ojos: un paso en la rutina de cuidado personal que a veces olvidamos es el cuidado de esta zona del rostro. Los párpados tienen una piel más delgada que el resto de nuestro cuerpo y además, está expuesta diariamente a frotación y manipulación a la hora de desmaquillarse; esto afecta con el tiempo la estructura de la piel, lo que produce líneas de expresión y párpados caídos. 

Trata de desmaquillar tus ojos con productos eficaces para evitar exceso de manipulación en esta zona. No olvides utilizar un contorno de ojos diariamente.

Los factores importantes a considerar en contorno de ojos son:

    1. Busca productos que contengan una mezcla importante de ingredientes hidratantes y antiedad, como los péptidos
    2. Que no contenga fragancia para evitar irritación. 
    3. Que te protejan de algún tipo de radiación, ya sea UV, UVA, azul o infrarroja. Esto ayudara a mejorar el aspecto de esta zona de tu rostro. 
    4. Que sean ligeros y de rápida absorción. 
  • Bloqueadores de agentes externos: de sol, de luz artificial y de contaminación ambiental:

Existen dos tipos de bloqueadores de sol.

Protectores de sol químicos: estos productos son típicamente transparentes al colocarse sobre la piel. Son altamente efectivos para proteger de la radiación solar UV/UVA que daña la piel y promueve el fotoenvejecimiento. 

Protectores de sol físicos (pantallas): también conocidos como protectores inorgánicos, son productos que sus ingredientes activos son minerales de zinc o titanio. Forman una capa sobre la piel que refleja los rayos solares evitando el daño UV/UVA. Son más recomendados para pieles sensibles, pero de poco agrado, porque dejan normalmente un rastro blanco sobre la piel.  

Protectores de contaminantes: son ingredientes naturales o sintéticos que tienen la capacidad de atrapar agentes dañinos en el smog o humo de cigarro conocidas como VOCs  por sus siglas en inglés a compuestos orgánicos volátiles que tienen la capacidad de dañar la membrana celular y promover el envejecimiento prematuro

Protectores de luz infrarroja y azul: al igual que la radiación solar, se ha sugerido que la luz emitida por el sol y otras fuentes sintéticas de iluminación son generadores potenciales de luz azul e infrarroja que a su vez crea VOCs y especies reactivas de oxígeno con capacidad de dañar nuestras células y promover los primeros signos del envejecimiento, como manchas y arrugas


Rutina Coreana/Skin Care Coreano

Sin duda es una rutina que ha tomado muchísima notoriedad en los últimos tiempos, esta rutina si bien aporta beneficios para la piel, no en todas las marcas ni en todos los pasos se aportan ingredientes activos que hagan una diferencia en la piel. 

Por ejemplo, la doble limpieza no es necesaria, sobre todo cuando no tienes maquillaje, debido a que la primera funciona como desmaquillarte. Un solo limpiador podría actuar como un todo en uno de forma efectiva y tal vez por un precio menor.

Aquí te contamos algunos otros pasos de este tipo de rutina que no son necesarios:

Toners o tónicos:

Son productos que dicen recuperar el pH de tu piel después de la limpieza. De manera natural, el pH se recupera a los pocos minutos después de la limpieza, sin necesidad de un producto especializado para ello. 

Esencias o mist

Son productos que se venden con la  intención de dar una hidratación ligera después del lavado, sin embargo, si hablamos de hidratación es importante darle a tu piel productos como sueros o cremas, por lo que no es necesario en realidad tener un mist o esencia. La piel en realidad no se ve beneficiada de algo tan diluido. 

Ampolletas

Son productos de una aplicación, porque se dice que contiene dosis altas de ingredientes activos;  la realidad es que con una rutina de Skin Care que contenga los ingredientes activos necesarios, no requieres este tipo de productos extras para nutrir tu piel. Con los productos adecuados tendrás una piel sana, hidratada, luminosa y radiante, sin necesidad de un producto extra como ampolletas.

Mascarilla 

Aunque sabemos que podemos romperte el corazón, las mascarillas en realidad no son necesarias, es más una moda y una experiencia de Spa en casa, pero no es que aporte algo especial a tu piel. Con una buena rutina que contenga ingredientes realmente efectivos y en las concentraciones adecuadas, la mascarilla sale sobrando.

Si lo que buscas es tener un momento para mimar tu piel todos los días, tal vez valga la pena la rutina Coreana, pero si sientes que de alguna manera te esclaviza, te recomendamos buscar rutinas más simples e igual o más efectivas. Lo importante está en el uso de ingredientes probados científicamente por su efectividad y usarlos en las concentraciones adecuadas. De nada sirven 10 o 13 productos, si solo 4 tienen los ingredientes activos necesarios para hacer una diferencia significativa en la piel.

 


Cuidado de la piel hombre ¿Es distinto al de la mujer

Sí y no, la piel de cada individuo es única, sin importar si eres mujer u hombre, es cierto que los hombres tienen una mayor cantidad de glándulas sebáceas activas en la piel, además de ser un poco mas gruesa, aproximadamente 20% más que la de la mujer; es por esa razón que se suele  pensar que este hecho ayuda a que la aparición de líneas de expresión sea más lenta en los hombres que en las mujeres, sin embargo, hoy se sabe que más que el sexo, el estilo de vida juega un papel muy importante en términos de envejecimiento. El cuidado de la piel es más una cuestión de salud y amor propio que de sexo. 

Hay marcas que han roto el mito de que hombres y mujeres no pueden usar los mismos productos, y lo han hecho muy bien. Esta tendencia se le llama Genderless Skin Care y tiene que ver más con el uso de ingredientes activos benéficos para las diferentes necesidades de la piel, sea de hombre o de mujer. En realidad, las funciones básicas de cuidado de la piel: limpieza, hidratación y/o humectación, así como protección de agentes externos, son para ambos sexos.


Influencias externas y agentes externos en el cuidado de la piel

Hemos hablado en puntos anteriores que el sol, la contaminación ambiental y la luz artificial son agentes externos que impactan la salud y apariencia de nuestra piel.

Pero existen otros factores que no son tan obvios, tales como la alimentación, la función hormonal, la calidad del sueño y los factores ambientales tales como clima.

 

  • Alimentación y salud de la piel

La alimentación juega un papel fundamental en la salud de la piel, debido a que regulan funciones hormonales que a su vez están muy relacionadas con padecimientos de la piel.
Hoy en día solemos consumir grandes cantidades de comida industrializada, la cual crea un desbalance en nuestra salud y belleza. A continuación, te decimos cuáles son los peores y mejores alimentos para tu piel:

Los peores alimentos para tu piel son:
  • Azúcar, su consumo interfiere en la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico propios de la piel. Dejar de consumirla es un potente antiarrugas.
  • Grasas ricas en omega 6, aunque estas grasas no son por si solas malas, hoy en día nuestra dieta es muy rica en omega 6, esto ha creado un desbalance que hace que sea altamente inflamatorio. Cuando tenemos predominancia en omega 6 y una proporción muy pequeña de omega 3, se pueden presentar desbalances hormonales traducidos en acné para la piel y otros problemas hormonales. Evita comida industrializada y exceso.
  • Exceso de proteína animal, ya hablamos de la importancia que juegan las hormonas en la salud de nuestra piel. La proteína animal es acidificante y en exceso es causante de desbalances hormonales, así como dificultad para el cuerpo de sacar toxinas, un hígado sobrecargado muy probablemente será el responsable de agravar pieles grasas, acné y enfermedades inflamatorias de la piel como dermatitis. 
  • Lácteos, este grupo alimenticio es un grupo altamente acidificante para nuestro cuerpo, además de ser inflamatorio. La dermatitis se ve agravada por el consumo de lácteos, así como el acné, la psoriasis y la rosácea.
  • Alcohol, el consumo de alcohol deshidrata el cuerpo, además de dilatar los vasos sanguíneos. Cuando lo consumes de manera regular, la piel se verá deshidratada y con falta de luminosidad, además de que podrás generarle arrugas prematuras.
 
Los mejores alimentos para la piel:

  • Vegetales y Frutas, son los alimentos con mayor cantidad de micronutrientes (vitaminas, minerales y fitoquímicos) y fibra, reducen la  inflamación crónica y ayudan promover la desintoxicación del cuerpo. Fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a regenerar células de tejido, mantienen la piel hidratada y son esenciales para la producción de elastina, son potentes antioxidantes contra el envejecimiento prematuro, previenen venas varicosas, la piel seca y nos ayudan a envejecer más lentamente.
  • Alimentos fermentados, son una rica fuente de probióticos naturales que ayudan a mantener una flora intestinal saludable, promueven la desinflamación y mejoran diversas condiciones de salud, entre ellas, el acné, dermatitis, psoriasis, rosácea. 
  • Hongos, son potentes anticancerígenos, ayudan a la regeneración celular de los tejidos, proveen elasticidad a la piel y regulan la producción de grasa.
  • Cereales enteros como avena, arroz, quinoa, ayudan a la elasticidad de la piel, la luminosidad y envejecer más lentamente.
  • Omega 3: este es un ácido graso antiinflamatorio que ayuda con problemas de acné, y padecimientos inflamatorios de la piel. Alimentos como la chía, linaza, pepita de calabaza, salmón salvaje o atún, pueden ser buenas fuentes de omega3 .
  • Aguacate es alto en vitamina E y B lo que promueve la hidratación y luminosidad de la piel.
  • Función hormonal y salud de la piel:

El sistema endocrino está muy relacionado con las funciones de la piel, de hecho en la misma piel se sintetizan diferentes hormonas. 

Algunas hormonas que tienen diferentes efectos sobre la piel son:

  • Testosterona y estrógenos: cuando existe una predominancia de ellas se da una mayor producción de grasa en la piel, puede aparecer acné, pero esta predominancia también ayuda a mantener nuestra piel joven. La primera se da en la adolescencia o en el período menstrual, la segunda se da cuando estamos expuestas al estrés a ciertos químicos presentes en pesticidas, pinturas para casa o alimentos que hacen la función de estrógenos al entrar en nuestro cuerpo.
  • Cuando tenemos una caída de estrógenos, perdemos humectación, la piel se vuelve más fina y  aparecen arrugas. También esta hormona está relacionada con la pigmentación de la piel.
  • La hormona del crecimiento en la adolescencia también produce una mayor producción de grasa en la piel.
  • La hormona paratiroídea tiene una estrecha relación con la proliferación celular y la cicatrización.

Para mantener el equilibro hormonal, toma en cuenta que la buena alimentación es fundamental, así como hacer ejercicio y dormir bien. Mantener un peso adecuado es también importante para un buen funcionamiento hormonal.  

  • Sueño y salud de la piel

Dormir de 7 a 8 horas por la noche resulta ser un rejuvenecedor natural. Para obtener todos los beneficios del sueño en nuestra piel, es necesario que nuestro sueño sea profundo, la oscuridad juega un papel importante debido a que estimula la producción de melatonina, hormona encargada de mantenernos dormidos, pero también de ejercer diferentes funciones, tales como contribuir al buen funcionamiento del sistema inmunológico. Por la noche, el nivel metabólico de la piel es más elevado, lo que permite la renovación celular y el deshecho de toxinas que pueden interferir en la correcta producción de colágeno y elastina

Cuando no dormimos bien, condiciones como dermatitis, acné o piel sensible se pueden agravar. Sin duda verás una falta de luminosidad y pérdida de densidad en la piel. 

  • Factores ambientales y piel 

Clima: un clima de temperaturas bajas hace que la piel se reseque debido a la contracción de los vasos sanguíneos para evitar que se pierda calor en el cuerpo.  Si además exponemos la piel a calefacciones, esta condición de resequedad se puede hacer aún mas grande.

En climas de temperaturas altas, se puede presentar una mayor propensión tanto a la piel grasosa y acneica o a la piel seca y deshidratada, todo dependerá del grado de humedad. Entre mayor sea la humedad, mayor sudoración y probabilidad de crecimiento de bacterias propias para desencadenar acné. Entre mayor sea la resequedad ambiental, la piel tenderá a deshidratarse y a sensibilizarse. 

La exposición de la piel a aires acondicionados, también genera resequedad y en algunos casos sensibilidad en la piel.

 

 


Tipos de Piel

Piel grasa

Puedes identificar una piel grasa cuando todo el rostro tiene un color brillante que refleja la luz, incluso cuando la persona se acaba de despertar o a tan solo una hora de haber lavado su rostro. Suele presentar puntos negros y/o espinillas y es más propensa al acné.

Este tipo de piel se caracteriza por ser más gruesa y la buena noticia es que suele envejecer más lento debido a que la grasa funciona como un protector natural de la piel que evita que se desgaste.  Todas las pieles requieren de hábitos saludables, pero para una piel grasa consumir comida procesada puede agravar el problema.

Cuidado de la piel grasa.

Tips:

  • Realiza una buena limpieza del rostro 2 o 3 veces al día para eliminar exceso de lípidos evitando productos como jabones, shampoos o limpiadores que contengan lauril sulfato de sodio (LSS). No es necesario que tu limpiador haga espuma. 
  • Aplica productos base agua y con hidratantes ricos en ácido hialurónico, fermentos, sales de zinc, niacinamida o sorbitol. 
  • Evita el uso de alfa hidroxiácidos como glicólico, láctico, málico y tartárico. 
  • Aléjate de los aceites esenciales y fragancias por su capacidad sensibilizante
  • Usa ingredientes hidratantes como films moleculares y protege tu piel con protectores solares. 
  • Ayuda a mejorar tu sensibilidad con el uso de péptidos que refuerzan la barrera protectora y disminuyen reacciones alérgicas por factores externos.
  • Consume comida real (verduras, frutas, granos enteros, leguminosas, semillas), haz ejercicio y no olvides beber suficiente agua.
  • No olvides la protección solar todos los días.


    Piel seca

    Tienes una piel que se caracteriza por ser frágil o delgada y uniforme, con poros cerrados y casi imperceptibles. Suele tener una elasticidad limitada, por lo que en ocasiones se siente estirada, sobre todo en climas fríos y secos o después de lavar el rostro si no se hace con limpiadores suaves. Sin un adecuado cuidado, es común la falta de luminosidad y aparecerán las líneas de expresión y arrugas de forma prematura. Tu piel puede presentar rojeces y picor cuando no está bien hidratada y humectada, o cuando se exponer al sol, a la contaminación o a cambios bruscos de clima. 

    Cuidado de la piel seca:

    • Lava tu rostro por la noche y por la mañana con productos suaves, sin lauril sulfato de sodio (LSS). Dale a tu piel la hidratación necesaria con ingredientes capaces de penetrar en diferentes capas de la piel como coenzima Q10, fermentos biotecnológicos, coloca humectantes que se queden sobre la piel para evitar descamación, tales como escualanos, los cuales se obtienen de forma sustentable fermentando la caña u otros ingredientes naturales en lugar del escualeno obtenido de los tiburones. Otro ingrediente increíble son los péptidos que estimulan la producción de ácido hialurónico propio de la piel, incrementando la  hidratación.  No olvides el contorno de ojos incluyendo el párpado superior y protección solar todos los días.

    Piel normal

    Las personas que tienen este tipo de piel es muy probable que ni siquiera se hagan tantas preguntas sobre el cuidado, debido a que la piel es tersa, suave y lisa, por esa razón es común que no sea una piel que se cuide mucho, no tiene problemas de espinillas y/o puntos negros, sus poros son finos con una adecuada circulación, sin embargo, la piel normal tiende a volverse seca con el paso del tiempo. Si este tipo de piel no se cuida, puede llegar a presentar líneas de expresión y arrugas prematuras.


    Cuidado de la piel normal:

    • Este tipo de piel, no debe confiarse y bajar la guardia. Es necesario limpiar tu rostro 2 veces al día para evitar estrés oxidativo y arrugas prematuras. Equilibra tu piel con jabones suaves libres de lauril sulfato de sodio y pH de 5.5.  Dale a tu piel hidratantes que logren penetrar la piel para mantenerla saludable con ingredientes como los péptidos, ácido hialurónico y fermentos hidratantes que mantendrán tu piel radiante y saludable por más tiempo. No olvides la protección solar todos los días.

    Piel mixta

    Esta piel se caracteriza por tener zonas grasas y zonas de secas a normales; por lo general las zona grasa se ubican en la frente, nariz y barbilla pudiendo presentar aquí puntos negros y espinillas. La piel mixta no está exenta de presentar rojeces y picor, sobre todo cuando se expone al sol. El reto de este tipo de piel es balancearse para controlar la producción de grasa y brotes que se presentan y al mismo tiempo cuidar no resecar la zona normal o seca con productos usados para controlar la grasa. 

    Cuidado de la piel mixta: 

    • Realiza una buena limpieza del rostro 2 o 3 veces al día para eliminar exceso de lípidos evitando productos como jabones, shampoos o limpiadores que contengan lauril sulfato de sodio (LSS). No es necesario que tu limpiador haga espuma. 
    • Aplica productos a base agua y con hidratantes ricos en ácido hialurónico, fermentos, sales de zinc, niacinamida o sorbitol en zonas grasas.
    • Evita el uso de alfa hidroxiácidos como glicólico, láctico, málico y tartárico. Aléjate de los aceites esenciales y fragancias por su capacidad sensibilizante. 
    • Protege tu piel con protectores solares. Ayuda a mejorar tu sensibilidad con el uso de péptidos que refuerzan la barrera protectora y disminuyen reacciones alérgicas por factores externos.
    • Usa cremas a base de escualanos y aceites ricos en acido linoleico.
    • No olvides el bloqueador solar, todos los días.
    • Consumir menos comida industrializada y más alimentos reales. Evita el estrés.


    Condiciones de la Piel

    Piel sensible

    Es un tipo de piel que se caracteriza por una hiperreactividad a factores del medio ambiente naturales (clima, polen, etc) o sintéticos (humo, químicos, etc) que desencadenan una incomodidad sensorial en la persona. Una piel sensible puede ser afectada por la luz solar, un aceite vegetal o fragancias sintéticas.

    Algunos de sus signos son el enrojecimiento, vasos dilatados, ardor, comezón e incomodidad general; no todos los signos aparecen a la misma vez en cada caso. 

    Como cuidar la piel sensible:

    • Identifica la causa de tu piel sensible.
    • Evita productos como jabones, shampoos o limpiadores que contengan  lauril sulfato de sodio (LSS); evita el uso de alfa hidroxiácidos como glicólico, láctico, málico y tartárico. 
    • Aléjate de los aceites esenciales y fragancias por su capacidad sensibilizante. 
    • Busca productos de limpieza como jabones líquidos, hidratantes base film moleculares y protege tu piel con protectores solares. 
    • Ayuda a mejorar tu sensibilidad con el uso de péptidos que refuerzan la barrera protectora y disminuyen reacciones alérgicas por factores externos.

    Piel irritada

    La piel irritada es una condición que se generar por algún agente físico o químico sobre la piel. Puede darse por  procesos de afeitado, exfoliación física o por la aplicación ácidos que pueden provocar rojeces, irritación y/o ardor en la piel. Esta condición es pasajera, a diferencia de la piel sensible.

    Cómo cuidar la piel irritada: 

    • Identifica que tipo de agente provoca la irritación; procura evitarlo y si no es posible, aplica productos ricos en hidratantes y humectantes que ayuden a restablecer rápidamente la piel. Algunos ingredientes comunes son la caléndula y el aloe vera. 

    Productos para el cuidado de la piel

    Hemos hablado de las funciones básicas de una buena rutina de cuidado para la piel. Aquí te presentamos algunos productos para cada función.

    Limpiadores

     Procura usar aquellos limpiadores líquidos a base de betaínas o sarcocinatos que son más amigables con la piel. Evita los sulfatos o los jabones de barra. Mucho mejor si el limpiador contiene algún agente suave pero de potencia limpiadora como el carbón activado o con ingredientes que no resequen tu piel como la glicerina de origen vegetal. 

      Sueros para la piel

      Un suero es una presentación cosmética que tiene por lo general altas concentraciones de ingredientes funcionales y que es capaz de penetrar rápidamente en tu piel. Se usa como el primer paso después de tu limpieza y antes de aplicar otros productos. En un suero, deberás encontrar  ingredientes beneficios acorde a tu necesidad. A continuación, te presentamos sueros para diversas necesidades de la piel:
        • Hidratación: procura sueros a base de film moleculares de fermentos, ácido hialurónico, glicerina vegetal, vitamina B5 o niacinamida.
        • Signos de la edad: nada mejor que sueros con moléculas peptidicas que ataquen la flacides, lineas de expresión y reestablezcan la estructura de tu piel
        • Manchas: típicamente la Vitamina C y la arbutina son buenos jugadores, pero existen derivados naturales del pino y de frutos como la guayaba, papaya y saxifraga que funciona incluso mejor que cualquier otro activo. No olvides buscar que tu suero contenga antioxidantes como vitamina E.  

      Cremas hidratantes y humectantes

      Una crema es una emulsión que se obtiene al mezclar agua y aceite, las cremas aportan a la piel ingredientes tanto base agua como aceites. Normalmente se usan en cualquier tipo de piel y dependerá la cantidad de aceites, lo que determine si es para una piel grasa o seca.  Los ingredientes más  benéficos en una crema serán sus activos hidratantes como el ácido hialurónico, urea, sales de zinc, niacinamida o films moleculares; mientras que los aceites vegetales o derivados de ellos como los escualanos, mantendrán un efecto suave y flexible de tu piel. También puedes toparte con proteínas, azucares como el sorbitol que son excelentes humectantes. 


      Algunos ejemplos de otros productos de moda, ¿mito o realidad?

      Mascarillas para el cuidado de la piel:

      Son productos que han tomado auge y que se venden bajo una experiencia de Spa en el hogar. Desafortunadamente se han convertido en productos tan comerciales que es difícil encontrar una mascarilla que valga la pena. Actualmente contienen humectantes baratos que no cuestan lo que valen; incluso algunas solo tienen agua, fragancia y color. Las verdaderas mascarillas surgieron en los spas o cabinas de belleza donde eran aplicadas por un especialista cosmeatra por el tipo de ingredientes efectivos que contenían o para el uso de aparatos de luz pulsada o láser. 

        Cuidado de la piel Mary Kay:

        Este es un ejemplo de productos para el cuidado de la piel muy populares, sin embargo, no siempre se logra una máxima efectividad en el menor tiempo posible, eso se debe a que son productos enfocados más a un sistema de negocio y estructura de costos que les permita repartir comisiones, pero no realmente enfocarse en la calidad del producto.

          Para que un producto realmente funcione tiene que tener al menos dos características:

          • Uso de ingredientes probados científicamente por su efectividad. 
          • Que esos ingredientes se usen en las concentraciones adecuadas. 

          El uso de ingredientes innovadores y costos muchas veces no están presentes en este tipo de marcas, es común encontrar ingredientes básicos y de batalla que son baratos por su amplio uso en la cosmética lo cual ayuda a bajar costos. Generalmente en un producto de ésta categoría es fácil observar el uso de aceite y glicerina mineral, alcoholes grasos para generar sus emulsiones, sulfatos en sus limpiadores y agentes alergenos como fragancias o enmascaradores de aroma.  

          En caso de contar con algún ingrediente verdaderamente funcional es muy común encontrarlo en concentraciones muy por debajo de las requeridas para ver resultados visibles, esto debido a que son ingredientes muy costosos y a que este tipo de marcas se concentran más bien en aromas y texturas agradables que hagan sentir a la piel bien, en el momento de usarlos.

          Te puede interesar: 7 productos que tu piel no necesita


          Conclusión

          El cuidado de la piel se da no solamente por lo que ponemos en ella, sino que comienza en nuestro interior. Una piel saludable es el reflejo de una salud integral. Cuidamos nuestra piel cuando nos alimentamos con comida real y dejamos de lado la comida industrializada, cuando dormimos de forma adecuada y ejercitamos nuestro cuerpo. El cuidado de la piel también es exterior y se hace por medio de soluciones para su adecuada limpieza, hidratación y protección de agresores externos. 

          El cuidado de la piel se nota en una apariencia adecuada de la misma, pero también evita padecimientos que sean incómodos y dolorosos en nuestra piel. El cuidado de la piel por medio de productos ha ganado mucha notoriedad en los últimos años, existen diversas soluciones, muchas de las cuales no cumplen lo que prometen, también han surgido largas rutinas de cuidado de la piel, muchas de ellas no son más mercadotecnia que una necesidad de real de la piel.

          Cuando busques productos de cuidado de la piel, busca que contengan ingredientes científicamente probados por su seguridad y efectividad, así como encontrar estos ingredientes en las concentraciones adecuadas, es muy común encontrar productos con una mínima concentración de ingredientes incapaz de hacer un cambio significativo en la piel. Pregúntate quién es el fabricante de los productos y si confías en él, acércate a las marcas y haz preguntas, de esta forma todos impulsamos a que las cosas se produzcan de una manera más íntegra y justa, tanto para los consumidores como para el planeta.