Blog

¿Cómo quitar el paño de la cara?

El paño o melasma, es un padecimiento de la piel que afecta principalmente a mujeres latinas y asiáticas en edad reproductiva. Existen diversos tratamientos para combatirlo pero muchos de ellos no son realmente efectivos, entérate de cuáles son y de cómo evitar que estas molestas manchas te vuelvan a salir.

Índice

Paño en la cara: ¿Qué es realmente?

¿Cómo quitar el paño de la cara?

Ingredientes para eliminar el melasma

  1. Vitamina C
  2. Bakuchiol
  3. Extracto de plancton
  4. Alfa Arbutina
  5. Fenil Resorcinol
  6. Niacinamida

Tratamientos para melasma que en realidad lo empeoran

  1. Hidroquinona
  2. Ácido retinoico
  3. Peelings químicos
  4. Láser y luz pulsada
  5. Remedios caseros

¿Cómo evitar que el paño vuelva a salir?

 

Paño en la cara: ¿Qué es realmente?

El paño o melasma, también denominado cloasma, es una hiperpigmentación en la piel que se presenta como manchas difusas de color marrón claro, oscuro o grisáceo, de bordes mal delimitados y que afectan principalmente a zonas de la piel expuestas al sol.

Sus causas son diversas, pero se asocian a alteraciones hormonales, como ocurre durante el embarazo o con el uso de anticonceptivos orales, problemas con la tiroides, genética y por supuesto, la exposición prolongada al sol o al calor.

Las principales áreas afectadas suelen ser la frente, el labio superior, la nariz, las mejillas y el mentón. Este padecimiento de la piel afecta principalmente a mujeres en edad reproductiva y suele predominar en mujeres con piel oscura.

 

¿Cómo quitar el paño de la cara?

El melasma se clasifica en epidérmico, dérmico y mixto y se identifica por medio de la lámpara de Wood. En general, el melasma epidérmico y de reciente inicio responde bien a los tratamientos, mientras que el mixto es el más difícil de eliminar. 

La forma más recomendable de reducirlo y eliminarlo es por medio de productos despigmentantes no agresivos para la piel.

 

Ingredientes para eliminar el melasma

Existen infinidad de ingredientes despigmentantes, sin embargo, sólo algunos de ellos son realmente efectivos y seguros para tratar y eliminar las difíciles manchas de melasma. Aquí te los explicamos:

  1. Vitamina C

    El ácido ascórbico es un agente antioxidante que impide la producción de radicales libres y la absorción de los rayos ultravioleta. Previene de forma eficientemente la formación de melanina debido a que no sólo inhibe su polimerización, también evita su síntesis. Además,  funciona como aclarante, aporta luminosidad y reduce visiblemente los signos de la edad. Conoce Alltest, nuestro suero para manchas difíciles con 20% de vitamina C etilada.

  2. Bakuchiol

    Es una alternativa natural al retinol con beneficios superiores y sin sus efectos adversos. El bakuchiol estimula la producción de colágeno, reduce las líneas de expresión y las arrugas, al mismo tiempo que reduce la excesiva pigmentación de la piel. Es ideal para pieles sensibles y puede usarse durante el embarazo y lactancia.

  3. Extracto de plancton
    Este ingrediente ayuda a resistir los factores ambientales como la luz solar y los cambios de temperatura. El calor es uno de los principales factores externos que producen manchas y envejecimiento prematuro.

  4. Alfa Arbutina
    Es una fuente natural de hidroquinona, pero sin sus efectos tóxicos celulares. Pruebas en laboratorio han demostrado que este activo inhibe eficazmente la actividad de la tirosinasa y, por tanto, la producción de melanina. Es un activo con propiedades despigmentantes indicado para el aclarado gradual de manchas en la piel.

  5. Fenil Resorcinol

    Es una molécula derivada de la pinosilvina, (compuesto producido por el árbol de pino) que disminuye el contenido de melanina en la piel y ayuda a desvanecer las manchas. Ayuda a disminuir el contenido de la melanina debido a que funciona como inhibidor de la enzima que la produce. También estimula la producción de ácido hialurónico para un equilibrio óptimo del agua en la piel y crear una barrera reforzada contra la agresión ambiental.

  6. Niacinamida

    También conocida como vitamina B3, es un nutriente esencial para los procesos celulares de nuestro cuerpo. La niacinamida tópica puede ayudar a tratar ciertas afecciones de la piel como la hiperpigmentación, daño por sol y ayudar a mejorar los signos de acné y la edad.

Tratamientos para melasma que en realidad lo empeoran

Algunos procedimientos e ingredientes para quitar el paño de la cara pueden poner en riesgo la barrera cutánea y estimular una mayor producción de melanina empeorando las manchas.

  1. Hidroquinona
    Es uno de los ingredientes más comunes que se usan para eliminar manchas en la cara porque tiene una buena efectividad a corto plazo, sin embargo, se ha demostrado que su uso puede manchar aún más la piel. Existe el riesgo de que cause una condición llamada ocronosis exógena, que es una decoloración que resulta en una piel de color negra azulada.

    Otro de los riesgos de usar hidroquinona es que tiende a volver más sensible la piel cuando se expone a factores como la luz solar, el viento o el frío, teniendo como consecuencia una piel seca, color roja y en ocasiones con sensación de ardor o comezón. Todos son efectos de una inflamación celular que finalmente desencadena una mayor pigmentación y producción de melanina como medio de defensa.

    Además, no es recomendable su uso en mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.

  2. Ácido retinoico
    El ácido retinoico es una forma ácida de vitamina A que estimula el recambio de células de la piel, lo que puede ayudar a expulsar comedones, renovar el tejido, tener una apariencia más joven y reducir el aspecto de manchas en la piel.

    Se trata de uno de los tipos de retinol usados para la piel. Es el que produce mayores efectos adversos, pues es un ingrediente que puede provocar irritación, picor, resequedad y descamación y en algunos casos hasta dermatitis. Es un ingrediente fotosensible, por lo que existe el riesgo de que produzca más manchas si no se usa de forma adecuada y se protege la piel del sol.

    Además, es un ingrediente que no se debe usar en combinación con tratamientos para el acné y debe de evitarse durante el embarazo y la lactancia.

  3. Peelings químicos
    Los peelings químicos penetran y dañan en capas más profundas de la piel. Aunque pueden resultar muy efectivos para tratar arrugas profundas, cicatrices o manchas, el riesgo es mayor al resultar muy agresivos para la piel y la salud.

    Después de una exfoliación química profunda, se pueden presentar síntomas como inflamación, hinchazón, ardor y enrojecimiento intensos. Los riesgos de estos peelings son una mayor pigmentación y envejecimiento, así como una hipersensibilidad a la luz del sol.

  4. Láser y luz pulsada
    Estos procedimientos emiten una energía que la mancha absorbe y favorecen la eliminación de las células cutáneas hiperpigmentadas para regenerar la piel.

    Sin embargo, pueden empeorar la recuperación de las manchas, pues provocan inflamación y una mayor cantidad de melanina. Además, es un tratamiento costoso y hay que evitar la exposición al sol de forma estricta para no agravar el problema.

  5. Remedios caseros
    Existen infinidad de remedios caseros populares para eliminar manchas que en realidad pueden empeorarlas y dañar la barrera cutánea. Principalmente debido a su pH incompatible con la piel.

    Un claro ejemplo es el jugo de limón, el vinagre de manzana, papa cruda y el agua oxigenada, que pueden causar irritación, enrojecimiento, inflamación y sensibilización de la piel. Estos componentes hacen que la piel sea más propensa a mancharse con la exposición solar, incluso usando bloqueador solar.

    Los exfoliantes caseros como el azúcar, el café y cualquier ingrediente que tenga gránulos que raspen la piel pueden crear lesiones, producir inflamación que terminan haciendo la piel más sensible y más propensa a reaccionar de manera extrema a los rayos del sol manchando la piel.

¿Cómo evitar que el paño vuelva a salir?

  • Protege tu piel contra los agresores externos.
    Para evitar que el paño vuelva a salir, es imprescindible evitar en medida de lo posible la exposición a la radiación solar, evitar el calor constante, la luz azul artificial e infrarroja de los dispositivos electrónicos.

    Los rayos UV del sol son los principales responsables de las manchas en la piel. Cuando nos exponemos al sol, los rayos pasan a través de la epidermis estimulando los melanocitos o células pigmentarias de la piel, haciéndolos producir melanina, la cual es secretada como un medio de protección natural de nuestra piel contra los rayos UV y otros agresores externos.

    La luz azul emitida por los dispositivos electrónicos como computadoras y teléfonos celulares puede producir hiperpigmentación de la piel. También puede producir daños cutáneos por estrés oxidativo, lo cual puede activar los melanocitos, haciendo que produzcan más melanina y pigmentando la piel.

    Por otro lado, la luz infrarroja alcanza las capas más profundas de la piel y aunque no es tan dañina como la UV, sí potencia los efectos negativos de estos rayos UV, lo cual se puede traducir en pigmentación de la piel, envejecimiento prematuro y hasta cáncer.

  • Evita los fármacos fotosensibles.
    Algunos medicamentos tienen la capacidad de fotosensibilizar la piel al estimular los melanocitos y hacerlos producir melanina en exceso cuando se exponen al sol. Evita el omeprazol, ibuprofeno, lorazepam, diazepam antihipertensivos o diuréticos tiazídicos.

Ver productos

 

Cuéntanos en los comentarios tu experiencia con las manchas de melasma. ¿Qué ingredientes y tratamientos has probado?