Blog

9 Factores que Pueden Dañar tu Piel

Hay factores que pueden estar dañando tu piel sin que lo sepas.  Algunos están en el interior de tu cuerpo como la genética o tus hormonas y otros  están en el exterior. Tú puedes controlar en gran medida estos factores y modificarlos en tu favor para tener una piel saludable y radiante. 
 
Aquí te lo explicamos y te damos tips sencillos que puedes aplicar.

Factores Internos (Endógenos):

Aunque estos factores están dados en el interior de tu cuerpo, cuando haces cambios en factores externos, los cuales te explicaremos aquí, puedes influir de forma positiva para mejorar el funcionamiento interior de tu organismo y así mejorar tu piel y tu salud.

 

1.- Genética

La genética es un factor dado por nuestros ancestros y el cual determina en mucho la forma en que lucimos y en que nuestro organismo realiza ciertos procesos.  En cuanto a la piel, la genética determina su color, su grosor, si somos propensos a tener manchas, dermatitis, psoriasis y determina también nuestro envejecimiento biológico. La sensibilidad en al piel también puede estar dada por la deficiencia genética de una proteína llamada filagrina, la cual tiene la función de fortalecer la barrera protectora de la piel.

Cabe señalar que el factor genético no es un factor que determine al 100% la salud y la apariencia de tu piel, como veremos más adelante existen otros factores que pueden influir de forma positiva o negativa en ella y que en gran medida tú puedes controlar. En infinidad de enfermedades o padecimientos, la genética influye tan solo en un 25%, y el resto está dado por nuestro estilo de vida y el medio ambiente en el que nos desenvolvemos. 

2.- Hormonas

Las hormonas juegan un papel fundamental en casi todas las funciones de nuestro organismo y la piel no es la excepción. El acné, los desbalances en la producción de grasa, resequedad y aparición de arrugas, muchas veces se deben a cuestiones hormonales. La buena noticia es que puedes influir de forma positiva en tus hormonas con una alimentación adecuada, controlando el estrés y en general con un estilo de vida más saludable.

Estrógeno: Cuando hay una subida de estrógenos es común que se presente acné y cuando hay caídas como en la menopausia, es muy común presentar resequedad, falta de luminosidad y arrugas. Durante el embarazo es común presentar mayor pigmentación en la piel debido a la subida de estrógenos y de otras hormonas.

Progesterona: Cuando tienes bajos niveles de progesterona puedes presentar vello excesivo en el cuerpo y el rostro. Días antes de la menstruación los niveles de esta hormona suben, pudiendo presentar mayor producción de grasa en la piel, por lo que aumento en la progesterona puede agravar el acné. 

Testosterona: En la adolescencia o en la menstruación, los niveles de testosterona suben y esto puede desencadenar piel grasa o incluso acné. Cuando los niveles de testosterona bajan, la piel se tiende a secar y ser más propensa a arrugas.

 

Factores Externos (Exógenos):

Los factores externos es todo aquello que no está en el interior de tu sistema, pero que de igual manera influyen en la salud de tu piel, tu puedes controlar o modificar algunos de estos factores para ayudar a tu piel y a tu salud. Aquí encontrarás  7 factores que debes tomar en cuenta y recomendaciones que puedes seguir de forma fácil.


 

3.- Alimentación

Hoy se sabe que la alimentación es uno de los factores más determinantes en nuestra salud y enfermedad. La alimentación re configura el funcionamiento de nuestras hormonas, de nuestro sistema inmunológico y también de nuestra piel. Sin una alimentación adecuada es muy probable que no alcances una piel realmente sana y radiante.  

Es de suma importancia el consumo suficiente y variado de vegetales y frutas, estos alimentos son altamente antioxidantes, antiinflamatorios y nos ayudan a envejecer más lentamente y así, evitar problemas de la piel como acné, dermatitis, psoriasis y rosácea. 

Los alimentos que hay que evitar

Alimentos industrializados tales como, azúcar y harinas refinadas. El primero interfiere con la producción natural de colágeno y elastina en nuestra piel, por lo que si los consumes de manera regular, podrás presentar envejecimiento prematuro en la piel; las harinas refinadas, están relacionadas con una mayor producción de grasa, por lo que agravan el acné.

Otros alimentos a evitar son las grasas trans, tales como margarina, manteca vegetal, así como las grasas hidrogenadas. Evita también aceites vegetales tales como aceite de maíz, soya, canola, cártamo, girasol, debido a su alto contenido en omega 6, el cual es un ácido graso que consumimos de manera excesiva en la dieta occidental y que promueve la inflamación celular; tanto las grasas trans como las vegetales ricas en omega 6, contribuyen a desequilibrio en nuestras hormonas cuando se consumen de forma habitual, pudiendo desencadenar en brotes e incluso acné en nuestra piel. Evita embutidos, exceso de proteína animal y lácteos, pues estos alimentos son altamente inflamatorios y las afecciones de la piel se pueden ver agravadas.

Alimentos para mejorar tu piel y tu salud

 Antioxidantes y fibra provenientes de frutas y verduras, cereales enteros como avena y arroz integral, quinoa, amaranto, etc. Utiliza un mínimo de aceites y grasas para cocinar y obtén grasas benéficas directamente de los alimentos tales como nueces, semillas, granos enteros, frutas como el aguacate y aceitunas. Buenas alternativas de aceites vegetales son el de oliva y linaza y de origen animal el ghee. Consume de forma moderada carnes y pescados magros con alto contenido en omega 3. 

Una dieta con alimentos industrializados trae como consecuencia una inflamación crónica en nuestro cuerpo, agravando condiciones de la piel como dermatitis, psoriasis, rosácea y acné. No olvides un consumo de agua adecuada para evitar deshidratación y desequilibrios en la piel.

4.- Alcohol

El consumo de alcohol de forma habitual merma la producción de colágeno y elastina, haciéndote perder brillo y firmeza. Otras consecuencias del consumo de alcohol son  rojeces y descamación en la piel, debido a que los niveles de oxígeno se reducen cuando consumimos alcohol, así como la vitamina A disponible nuestro organismo. 

El consumo de alcohol también pone a nuestro hígado a trabajar más de la cuenta, lo que puede provocar un daño en él, traducido en acné para tu piel. 

Tip: Limita tu consumo de alcohol lo más posible, si vas de fiesta te recomendamos tomar un vaso de agua natural por cada copa que consumas.

5.- Cigarro

Fumar es una de las causas de envejecimiento prematuro de la piel, sus consecuencias son líneas de expresión, arrugas y falta de luminosidad. Cuando fumamos existe una contracción de los vasos sanguíneos, lo que se traduce en una menor circulación; el oxígeno y nutrientes transportados se reducen en nuestra piel. Además fumar trae como consecuencia el estrés oxidativo que hace envejecer la piel.

6.- Medio ambiente


Sol

Sin duda el sol juega un papel importante en nuestra salud, él nos ayuda a fabricar vitamina D en favor de nuestro organismo, sin embargo  el sol es uno de los principales causantes de envejecimiento, el cual se refleja en manchas y líneas de expresión. La radiación más dañina para nuestra salud es la UV, la cual es capaz de penetrar las capas profundas de la piel, donde pueden dañar células debido al daño que provocan los radicales libres, los cuales son moléculas muy reactivas capaces de causar daño a nivel celular.

Algunos de los daños que produce al alterar la melanina, es el desencadenamiento de manchas oscuras o blancas, e incluso generación de cáncer en la piel.  Es importante saber que los rayos solares se acumulan con el tiempo, que las manchas provocadas por el sol son un daño que no desaparece ni con láser ni con productos, algunos ingredientes sirven para tratar la mancha, hacerla desaparecer, pero hay que recordar que sigue estando activa y debemos cuidarla. 

    Tip: Aprovecha la luz del sol muy temprano por la mañana para ayudarte a producir vitamina D, pero evita en lo posible el sol a lo largo del día, usa sombreros, lentes y bloqueadores solares. Usa despigmentantes sin hidroquinona y cuida tus manchas de la exposición al sol y luz artificial.

     

    Luz artificial

    Hoy se sabe que la luz proveniente de focos o de las pantallas de dispositivos también manchan nuestra piel. Toma en cuenta que los bloqueadores comunes no te protegen de esta luz. Busca bloqueadores de luz azul e infrarroja, en México no son tan comunes, pero puedes encontrarlo en nudaest.com  

    Contaminación

     La contaminación ambiental no solo daña nuestro sistema respiratorio, también juega un papel importante en la salud de la piel. Incluso en ciudades pequeñas, los niveles de dióxido de nitrógeno pueden ser suficientes para incrementar la formación de manchas en nuestra piel . Las arrugas son otro signo de la exposición a la contaminación, debido a que ésta promueve la disminución de vitamina E, C y glutatión, las cuales protegen nuestra piel. La contaminación ambiental, además de provocarnos manchas y arrugas, puede desencadenar padecimientos como dermatitis atópica y eccema.

      Tip: Busca productos antipollution o bloqueadores de contaminación ambiental. Existe un bloqueador que te bloquea de luz artificial, infrarroja y contaminación ambiental en nudaest.com  

       

      7.- Estrés y Sueño

        El estrés y la falta de sueño alteran la función de nuestra piel deteriorándola y haciéndola envejecer de forma prematura. La falta de sueño evita que la piel pueda cumplir su ciclo de regeneración de forma adecuada, por lo que se puede presentar falta de luminosidad y sensibilización de la piel.

        Cuando tenemos estrés la producción de ciertas hormonas se ven alterada, producimos más adrenalina y cortisol desencadenando una reacción inflamatoria en nuestra piel. Las condiciones de la piel que pueden tener una relación cercana con el estrés son: el acné, la dermatitis, la rosácea, la psoriasis.


        Tips: Algunas técnicas simples para mejorar el estrés y poder dormir mejor son la respiración consciente y lenta durante un minuto, realizar actividades al aire libre o estar en contacto con la naturaleza, practicar yoga o meditación, evitar el uso de dispositivos electrónicos por la noche.

         

        8.-Uso de cosméticos y procedimientos

        Exfoliación

         Hace algunos años estuvo muy de moda la exfoliación física, la cual consiste en raspar con micro plásticos o fibras la capa superficial de tu piel, para “renovarla”, hoy se sabe que al hacer eso a tu piel se crean micro heridas que pueden desencadenar en problemas de sensibilidad, irritación o incluso infecciones en la piel. Si tienes una buena limpieza, la exfoliación no es tan necesaria, a menos que la realizamos de vez en cuando con exfoliantes tipo AHAs. Búscalos preferentemente de fuentes naturales.

        Limpieza

          Para poder hablar de limpieza, es importante saber que nuestra piel tiene un pH ligeramente ácido (4.7 a 5.75) lo que le permite mantenerse saludable.  Cuando limpiamos de manera excesiva nuestra piel con jabones y detergentes alcalinos (8 a 11), alteramos su equilibrio, las enzimas de la piel pierden su actividad, dañamos la capa protectora de la piel que nos ayuda a mantenerla hidratada sin importar el tipo de piel que tengas. 

          El hecho de sentir la cara estirada no es señal de limpieza, incluso en pieles acneicas o grasas, es fundamental no usar jabones alcalinos, debido a que si bien se nota una mejoría momentánea en cuanto a producción de grasa, en pocos minutos el problema se llega a agravar debido a que tu piel comienza a producir más grasa para compenzar, debido a que los lípidos de la superficie de la piel, son de suma importancia para evitar infecciones en la piel.  

          Evita

          • Productos con lauril sulfato de sodio (LSS), este ingrediente ayuda a que los jabones hagan espuma, pero es muy irritante. Toma en cuenta que la espuma no es señal de que limpie mejor la piel. 
          • Evita jabones alcalinos, incluso jabones artesanales, el pH sigue siendo inadecuado para tu piel.

           

          Tips

          •  Busca en su lugar limpiadores con un pH biocompatible, de entre 5.5 A 5.7, este tipo de productos te ayudarán a limpiar de forma suave tu piel y a  equilibrarla. 
          • Busca ingredientes como aloe vera en tu limpiador, es un ingrediente con infinidad de propiedades, entre ellas hidratación y control de imperfecciones al mismo tiempo, Puro Vera te ofrece estos beneficios, encuéntralo en nudaest.com
          • El carbón activado en tu limpiador puede resultar muy benéfico, si está en las concentraciones adecuadas y es de buena calidad. Este ingrediente te ayudarán a tener una limpieza profunda manteniendo el equilibrio de tu piel, el cual es muy importante para ver mejoras en cuanto a luminosidad, control de grasa y poros tapados, así como deshidratación en la piel. 

          9.- Clima

          Tanto la temperatura como los niveles de humedad, juegan un papel importante en nuestra piel. El de temperaturas bajas hace que la piel se reseque debido a la contracción de los vasos sanguíneos para evitar que se pierda calor en el cuerpo. Si además exponemos la piel a calefacciones, esta condición de sequedad se puede hacer aún más grande.

          En climas de temperaturas altas, se puede presentar propensión tanto a la piel grasa y acneica como a la piel seca y deshidratada, todo dependerá del grado de humedad:

          Entre mayor sea la humedad, mayor sudoración y probabilidad de crecimiento de bacterias propias que desencadenan acné. Entre mayor sea la sequedad ambiental, la piel tenderá a deshidratarse y a sensibilizarse. La exposición de la piel a aires acondicionados, también genera resequedad y en algunos casos sensibilidad en la piel.

          Como hemos hablado, la piel se ve influenciada por diversos factores, muchos de los cuales los puedes modificar en tu favor. Lo que sucede con la piel, es en gran medida el reflejo de cómo está el interior de nuestro cuerpo.  Nuestro organismo es un sistema, no podemos arreglar nuestros problemas de la piel, sin arreglar la forma en que comemos, manejamos el estrés y hacemos frente a ciertos factores que la pueden dañar.

          Estar saludable y tener una piel radiante, no es magia, se trata de las decisiones que tomamos todos los días.