Blog

6 RAZONES DE LAS MANCHAS EN LA PIEL Y TIPS PARA ELIMINARLAS

Tanto si tienes manchas en la piel como si no las tienes, este artículo te interesa porque te diremos cómo identificar su origen, así como algunos consejos para que puedas tomar la mejor decisión en cuanto a cómo tratarlas y prevenirlas

Las manchas tienen diversas causas y se generan por diversos factores. Una persona puede presentar diversos tipos de manchas en la misma zona, por eso eliminarlas puede resultar complejo. 

Aquí las razones por las que salen y algunas recomendaciones simples a seguir.


1.- RADIACIÓN SOLAR

Los rayos UV son los principales responsables de la presencia de manchas en cualquier zona de nuestra piel. Ellos agravan los diferentes tipos de manchas producidas por otros factores. Cuando nos exponemos al sol, los rayos pasan a través de la epidermis estimulando los melanocitos o células pigmentarias de la piel, haciéndolos producir un pigmento llamado melanina, la cual es secretada como un medio de protección natural de nuestra piel contra los rayos UV y otros agresores externos

Las manchas de sol pueden aparecer a cualquier edad, pero es más común en adultos y edades avanzadas dado que la exposición continua al sol va generando una mayor producción de melanina que se acumula en la piel a través del tiempo. 

Por otro lado, si eres joven y te gusta broncearte debes de saber que aunque no veas que te salen manchas,  no significa que no estés generando un daño en tu piel  y muy probablemente se expresará a través de manchas en la piel a una mediana edad.

Las manchas de sol en casos específicos podrían evolucionar en cáncer de la piel. De este tema, hablaremos más adelante.

Para que una mancha de sol se desvanezca es importante exponerse lo menos posible a los rayos UV. Si no tienes opción, hazlo usando alguna barrera física como un sombrero, una sombrilla y unos lentes, además de bloqueador solar. 

Las manchas de sol se pueden desvanecer de forma exitosa con productos despigmentantes y cuidandolas del sol.


Algunas recomendaciones para el cuidado son las siguientes:

  • Protégete del sol con bloqueadores aunque estés en espacios interiores o el cielo esté nublado.
  • Aplica un bloqueador solar mínimo 2 veces al día. Si estás expuesta al sol en exteriores la aplicación debe repetirse en cuestión de horas.
  • Elige bloqueadores con niveles de FPS 40 a FPS 50+.

 

2.- LUZ AZUL E INFRARROJA 

La LUZ AZUL es un tipo de luz que proviene de los rayos solares, la cual es emitida principalmente durante la mañana y al anochecer. Esta luz la recibimos de forma natural todos los días y representa aproximadamente un tercio de toda la luz visible, este porcentaje y fuente de emisión de esta luz no representa un riesgo para la salud de la piel. 

Sin embargo, hoy más que nunca estamos sobreexpuestos a ella debido a que es también emitida por las pantallas digitales como computadoras, teléfonos celulares y televisiones, además de los focos led.

La luz azul ha sido usada en su justa medida y de forma específica para tratar ciertos problemas de la piel como aquellos que tienen una relación con la inflamación. 

¿Pero qué ocurre cuando la exposición a este tipo de luz es muy alta? 

Estudios han determinado que la exposición prolongada a la luz azul puede tener como consecuencia la pigmentación de la piel. Las personas que tienen más riesgo de sufrir una hiperpigmentación por la exposición a la luz azul son las mujeres embarazadas, las personas que tienen un fototipo alto o han sido sometidas a tratamientos sensibilizantes de la piel como peelings.

La luz azul también puede producir daños cutáneos por estrés oxidativo, lo cual puede activar los melanocitos, haciendo que produzcan más melanina y pigmentando la piel.

La LUZ INFRARROJA es producida principalmente por el sol y representa aproximadamente un 40% de toda la luz visible, aunque existen infinidad de fuentes que la producen como luz artificial, fuego y los mismos cuerpos.

Hoy se sabe que este tipo de luz alcanza las capas más profundas de la piel y aunque no es tan dañina como la UV, sí potencia los efectos negativos de estos rayos UV, lo cual se puede traducir en pigmentación de la piel, envejecimiento prematuro y hasta cáncer.

Los protectores solares comunes de rayos UV no son suficientes para evitar su impacto. Es por eso que Nuda Est creó un bloqueador de luz azul, infrarroja y de contaminación ambiental.


Algunas recomendaciones:

  • Procura limitar tu exposición a pantallas digitales o al menos utiliza filtros de luz azul que puedes encontrar en algunas funciones de tu teléfono o en aplicaciones.
  • Protege tu piel con barreras físicas del sol como sombreros, sombrillas y lentes.
  • Usa bloqueadores especialmente diseñados para protegerte de la luz infrarroja y azul.

3.- CONTAMINACIÓN AMBIENTAL


Todos los días estamos expuestos a infinidad de contaminantes producidos por el tráfico, la quema de residuos, por el humo del cigarro, la quema de bosques, los pesticidas, entre otros. La contaminación daña nuestro cuerpo y la piel no es la excepción.

Se ha descubierto que los compuestos que más dañan nuestra piel son el monóxido de carbono, el dióxido de nitrógeno, el ozono, los metales pesados, los hidrocarburos, las dioxinas y los compuestos orgánicos volátiles y semivolátiles. Estos contaminantes fomentan el estrés oxidativo que hace que nuestro cuerpo produzca más radicales libres los cuales deterioran membranas celulares produciendo un envejecimiento prematuro.

Cuando la exposición a contaminantes va acompañada a la exposición al sol, se produce un daño mayor en la piel haciéndola más propensa a mancharse.


Algunas recomendaciones:

  • Limpia tu rostro de forma adecuada todos los días con limpiadores suaves que no resequen tu piel pero que la limpien a profundidad.
  • Utiliza hidratantes potentes que actúen en diferentes niveles de la piel.
  • Utiliza bloqueadores especialmente diseñados para protegerte de la contaminación ambiental.

4.- INFLAMACIÓN O LESIONES 


A este tipo de manchas se le conoce como hiperpigmentación postinflamatoria, puede afectar cualquier parte del cuerpo. Aparecen después de haber tenido un proceso de inflamación como el caso de acné, psoriasis y dermatitis; o bien por lesiones producidas por procedimientos como dermoabrasión, terapia con láser o exfoliación química, exposición de nuestro cuerpo a ropa ajustada o zonas que rozan entre sí.  

Las manchas por inflamación aparecen como manchas rosas, rojas, cafés o negras dependiendo del tono de la piel. Este tipo de manchas es más común en personas con piel más oscura.

Cuando estas manchas se exponen al sol, tienden a hacerse más oscuras y persistentes, por lo que es importante evitar al máximo la exposición al sol, este tipo de manchas pueden desaparecer de entre 3 y 24 meses, aunque existen casos de tiempos mayores.


Algunas recomendaciones:


  • Evita exprimir los granos del acné, esto puede hacer que aparezcan más manchas.
  • Busca controlar la producción de grasa en tu piel por medio de una limpieza adecuada y una hidratación profunda.
  • Evita procedimientos invasivos en el rostro. 
  • Evita la exposición al sol  y la radiación azul e infrarroja.
  • El uso de productos para despigmentar el rostro pueden ser muy efectivos para este tipo de manchas.


5.- HORMONAS


Este tipo de manchas son conocidas como melasma, se presentan casi siempre en las mujeres y solo el 10% de los hombres. Su causa principal son los cambios hormonales, el uso de  anticonceptivos orales u hormonas de reemplazo, la genética, medicamentos para la epilepsia, principalmente. 

Es muy común que se presenten por primera vez en edad reproductiva y durante el embarazo. En algunos casos el melasma puede desaparecer después del parto, sobre todo si no se está consumiendo estrógenos orales y si no existe una exposición al sol constante.

El melasma es una mancha café situada en el rostro, la cual se vuelve más visible en tiempo de calor debido a que su color se intensifica con la acción de los rayos UV.

Este tipo de manchas puede aparecer en las mejillas, en la frente o en la zona superior de la boca (bigote) y son uno de los tipos de manchas más difíciles de eliminar de forma definitiva, incluso con el uso de procedimientos como láser, éstas tienden a regresar si no se cuida la piel del sol de forma adecuada. 

El melasma se clasifica en tres tipos:

  • Melasma epidérmico: es aquel de manchas color cafés con bordes bien definidos y se ubica en la parte más superficial de la piel. 
  • Melasma dérmico: es aquel que tiene manchas de color azul grisáceo y afecta al nivel más prfundo de la dermis.
  • Melasma mixto: estos casos pueden ser más difíciles de tratar, se presenta como una mancha grisácea.  

Estas manchas se pueden tratar con diversos ingredientes cosméticos despigmentantes, con rayo láser o con luz pulsada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la exposición al sol y a los diferentes medicamentos expuestos con anterioridad, puede llevar a que la mancha regrese o no se desvanezca por completo.


Algunas recomendaciones:

  • Busca productos cosméticos despigmentantes que contengan ingredientes como:
    • Fenetil Resorcinol,
    • Arbutina, 
    • Moléculas biotecnológicas derivadas de frutos.
    • Vitamina C 
    • Niacinamida
  • Ten cuidado con productos a base de ácido retinoico en algunos casos puede provocar efectos secundarios como irritación, aumento en la sensibilidad de la piel, lo que puede llevar a una mayor pigmentación. Evita usarlo durante el embarazo.
  • Evita el uso de hidroquinona debido a que está relacionado con riesgos toxicológicos.
  • Evita los remedios caseros, son alternativas baratas pero que no tienen un efecto a largo plazo y en muchas ocasiones pueden sensibilizar y agravar tu problema de manchas.
  • Piensa 2 veces antes de realizarte algún procedimiento invasivo como terapias láser, luz pulsada o peelings químicos ya que pueden sensibilizar tu piel y como consecuencia producir una mancha por inflamación de una lesión.

6.- ENFERMEDADES QUE PRODUCEN MANCHAS 

  • Vitiligo: es una enfermedad que se presenta por una falla en el sistema inmune, se caracteriza por la pérdida de melanina en algunas áreas de la piel, traducido en manchas blancas en diversas zonas de la piel. Esta enfermedad no es contagiosa y hasta el momento no existe un tratamiento o cura definitiva, sin embargo, existen terapias de repigmentación con luz pulsada; estas terapias no siempre resultan efectivas para tener una coloración total de nuevo en las zonas afectadas.
  • Cáncer: esta enfermedad se refiere a un crecimiento anormal de las células de la piel, algunas de sus causas son la sobreexposición a los rayos UV a lo largo del tiempo, antecedentes familiares de cáncer en la piel, sistema inmunitario debilitado, exposición a la radiación y a ciertas sustancias como el arsénico. Las manchas precancerosas se ven como zonas escamosas en la piel, posterior a ello existen diferentes tipos de manchas según el tipo de cáncer de que se trate:

    • Carcinoma de células basales: este es el más común y sucede en la capa superior de la piel como un crecimiento de color aperlado o rosado en la piel. Es común en la cabeza, cuello y brazos. Este cáncer es 100% curable cuando se trata a tiempo.
    • Carcinoma de células escamosas: a diferencia del carcinoma de células basales, este se puede esparcir a otras partes del cuerpo con mayor facilidad, su apariencia es como una llaga áspera que se cura y se vuelve abrir. Este tipo de cáncer es curable, pero dado que es capaz de invadir tejido profundo, puede causar daño y desfiguración.
    • Melanoma: este se refiere a un cáncer de los melanocitos, las células que producen melanina y su apariencia es de una mancha café tipo lunar con bordes irregulares. La enfermedad se aprecia con la aparición de un nuevo lunar o en uno preexistente. Si se detecta a tiempo es altamente curable.
  • Acantosis pigmentaria: es un tipo de trastorno de la piel caracterizado por manchas en los pliegues y surcos de la piel, que se puede presentar en personas con enfermedades tales como diabetes, obesidad o con algún tipo de tumor canceroso en algún órgano interno. 

    Este tipo de manchas suelen presentarse en el cuello, en la ingle y en las axilas pudiendo, además, tener un engrosamiento en las zonas afectadas.

Algunas recomendaciones:

  • Mantente atenta a la aparición de lunares nuevos en tu piel, si estos son desiguales o te dan alguna molestia consulta a tu médico.
  • Notar cambios en la forma y color de tus lunares es importante acudir con tu médico.
  • Algunas señales de alerta son la presencia de lunares o marcas asimétricas o con bordes desiguales. 
  • Si tienes alguna úlcera que no sane, si tienes un cambio de sensación en la piel acude a tu médico.