Blog

Piel Seca: qué es, cómo cuidarla e hidratarla

¿QUÉ ES LA PIEL SECA? 

Este tipo de piel se caracteriza por producir menos sebo; es opaca, delgada y propensa a las arrugas prematuras. Incluso puede llegar a sentirse áspera, sensible y presentar descamación.

Para algunas personas, la piel seca parece surgir de la noche a la mañana, mientras que otras la experimentan durante casi toda su vida. Aquí te presentamos algunas de las características más comunes en este tipo de piel: 


1.- Piel opaca y escamosa: es una de las principales características de la piel seca. La opacidad también puede tener un efecto de polvo o ceniza sobre la piel. Esto ocurre debido a la falta de agua en las células que mueren rápidamente y se descaman creando un efecto tipo polvo. 

Observa tu rostro o tus manos y, sin aplicar algún producto, frota ligeramente. Si notas este efecto de polvo, seguramente tienes piel seca.


2.- Piel tensa: la falta de agua en la epidermis crea un efecto tenso que permanece durante el día, incluso aplicando cremas convencionales. Si tienes esta sensación, seguramente tu piel está muy seca.


3.- Piel áspera: según el grado de deshidratación de tu piel, la sequedad puede generar áreas con textura áspera. Esto pasa por las células de la piel escamosa que se acumulan en ciertas zonas. Se nota especialmente en mejillas, barbilla,  codos y rodillas. 


4.- Piel arrugada: la falta de agua en tu piel hará que estructuras importantes como el colágeno, elastina y ácido hialurónico pierdan elasticidad y, por lo tanto, tu piel luzca con líneas de expresión más profundas. 

Si todavía no llegas a este punto, estás a tiempo de salvar tu piel y aparentar más edad de la que actualmente tienes. 


5.- Piel agrietada: si tu piel ha llegado al extremo de deshidratación, esta situación hará que tu piel sea más delgada y menos flexible, lo que generará un efecto cristal y puede que la piel llegue a romperse o rasgarse fácilmente

Estas grietas pueden comprometer tu salud, ya que son entradas directas de bacterias, virus y hongos, que pueden provocar una fuerte infección en tu piel. 



HIDRATAR Y HUMECTAR

La piel seca necesita de ambas. La retención de agua en la piel se puede lograr mediante hidratación o humectación. Ambas formas tienen como finalidad tener una mayor cantidad de agua en la piel, pero mediante mecanismos diferentes:

La hidratación sucede a través de ingredientes que logran atrapar agua y la introducen o mantienen en la epidermis. Estos ingredientes son absorbidos de manera rápida y penetran fácilmente, lo que hace que la retención de agua sea eficaz. Asegúrate que tus productos de skincare contengan uno o más de estos ingredientes súper hidratantes: 

  • fermentos biotecnológicos
  • ácido hialurónico vegano 
  • sales minerales


  • La humectación hace posible la captación de agua, que crea una barrera física en tu piel, evitando la evaporación del agua al exterior. 

    Esto ocurre a través del uso de aceites vegetales, que crean un efecto repelente al agua y la llevan al interior de la epidermis. Los aceites ayudan de manera inmediata y eficaz a disminuir el efecto de polvo o ceniza de las células muertas descamadas.  Actualmente existen aceites biotecnológicos y vitaminas con propiedades humectantes superiores a los aceites vegetales y texturas ligeras.

    Procura que tus productos humectantes tengan uno o más de los siguientes humectantes:

  • Aceites biotecnológicos: escualanos o pentilenglicol
  • Coenzima Q10
  • Péptidos
  • Vitamina E
  • Aceites vegetales: maíz, girasol, algodón, linaza o cacahuate
  •  


    PIEL SECA, 5 PASOS PARA CUIDARLA 

    Con los cuidados adecuados, evitamos la deshidratación de la piel y la pérdida de ácido hialurónico que se traduce en arrugas prematuras.


    1. Limpieza 

    Una buena rutina de cuidado de la piel incluye lavado del rostro 2 veces al día, en el caso de piel seca puede ser 1 vez al día. Aléjate de los jabones en barra o los sólidos con pH alcalino, ya que solo dañan tu piel. 

    Te recomendamos limpiadores a base de sustancias limpiadoras como lauril sarcosinato, coco betaína o cocoamido betaína; que son amigables con la piel y pueden ajustarse a un pH más cercano al de tu rostro.

    Procura que tu limpiador contenga, además, ingredientes potentes como carbón activado, que es altamente limpiante y no reseca la piel, así como  la glicerina y aloe vera, que son ingredientes altamente humectantes y ayudan a recuperar la hidratación y crean una barrera protectora de la piel tras el lavado. 

     

    2. Hidratación 

    Aplica tu hidratante con suaves masajes y haciendo pequeñas presiones sobre el rostro para promover la penetración del producto. 


    3. Humectación

    Aplica productos humectantes, como cremas o aceites. Esto hace un efecto de sellado del hidratante. Si alguna área de tu piel es particularmente seca, aplica una pequeña cantidad extra de humectante en esa área. No olvides incluir tu cuello en tu rutina. 

    Aplica un poco del producto en las áreas secas como tu frente, mejillas, nariz, mentón y cuello. Esparce suavemente sin aplicar mucha fricción. 


    4. Bloqueador 

    Una vez hayas esparcido tu hidratante y la crema en tu cara, deja que se absorba de 1 a 2 minutos aproximadamente. Después de este tiempo, puedes aplicar cualquier otro producto, como bloqueador de luz azul, bloqueadores solares e incluso maquillaje.


    5. Re-aplicar durante el día

    Es importante para pieles secas no limitarse a hidratar y humectar una vez al día. No nos cansaremos de decirte lo benéfico que es el agua para la salud de tu piel, así que aplica varias veces al día tus productos hidratantes. 


    Cuando llegues al aporte ideal de hidratación y humectación, tu piel se tornará suave, flexible y sin descamación. También se verá visiblemente más joven y con el uso continuo puedes llegar a eliminar la sequedad definitivamente


    Ahora ya sabes cómo cuidar tu piel seca, no requieres de rutinas complejas, con una rutina sencilla que sea poderosa, podrás notar cambios para lucir radiante y sentirte increíble con la apariencia de tu piel. 

     

    7 Días para una belleza completa Piel Seca