Blog

Cuidarse no es cuestión de género, es cuestión de amor propio

A las mujeres desde pequeñas se les enseña a cuidar su imagen, su rostro. Existen un sinfín de marcas dirigidas al segmento femenino para cuidar su belleza y su rostro. ¿Y los hombres? ¿Dónde quedan?

La industria masculina del skin care ya no es un tabú, pasamos de ser una sociedad donde se juzgaba a los hombres por cuidarse, a darnos cuenta que también ellos merecen consentirse y su piel lo necesita. Basta con caminar por los pasillos del supermercado para darnos cuenta que poco a poco los anaqueles comienzan a tener productos enfocados a hombres.

Pero ¿Qué tan diferente es la piel del hombre y la mujer? En realidad no tanto. Es cierto que la piel masculina es más gruesa, tiene poros más grandes y tiende a producir más grasa. A pesar de las diferencias, ambos necesitamos de los mismos productos y rutinas: limpieza, hidratación y tratamientos específicos para arrugas, acné, manchas, etc.

Por esa razón se han creado productos que pueden usar indistintamente hombres y mujeres, porque ambos se ven beneficiados de su función e ingredientes activos que ayudan a mantener una piel saludable.

Si no tienes idea de cómo cuidar tu piel, te compartimos

4 simples pasos para una rutina y completa

  1. Lava tu rostro todos los días, por la mañana y por la noche con agua y jabón. Puedes mantener tu limpiador de rostro en la regadera para que no se te olvide hacerlo.
  2. Después de lavar tu rostro o después del afeitado, hidrata tu piel con productos calmantes. Existen soluciones que incluyen aftershave, antiedad e hidratación en un solo producto tratamientos anti edad. No olvides usarlo en la parte del cuello.
  3. ¿Contorno de ojos? Claro, los hombres también tienden a arrugarse en esta zona. Usa una gota para cada contorno de ojos
  4. No olvides el bloqueador solar al final de tu rutina.

Cuando comiences a cuidar tu piel notarás la diferencia. Busca productos prácticos y libres de tóxicos. Recuerda que los hombres también se cuidan.