Blog

¿Es verdad que la contaminación afecta tu piel?

En 2016, la Organización Mundial de la Salud declaró la contaminación ambiental como el mayor riesgo para la salud humana. Más del 80% de los residentes urbanos están expuestos a niveles de contaminación que exceden los límites de la OMS y 9 de cada 10 personas en todo el mundo, respiran contaminantes del aire.

Entonces, ¿qué es la contaminación? En general, se considera contaminación a todo aquello que afecta negativamente al medio ambiente y a la salud de los seres vivos; por ejemplo, las micro partículas que se desprenden de la quema de combustibles como gasolina, madera, gas natural, así como los residuos volátiles de la actividad industrial, representan una amenaza para la piel. Muy específicamente, la materia fraccionada en tamaños de entre 2.5 y 10 micrones es capaz de inducir el estrés oxidativo.

Lo anterior trae como consecuencia una disminución en la capacidad antioxidante de la piel en la que proteínas y vitaminas se ven disminuidas. La contaminación interactúa con las membranas de la piel creando oxidación y una reacción inflamatorias. Este estrés oxidativo inicia procesos biológicos complejos que provocan un daño en nuestros genes, degradando el tejido conectivo. Lo anterior, lleva al envejecimiento extrínseco de la piel, afecciones inflamatorias, acné temporal, hiperpigmentación, alergias y deshidratación, incluso desencadenan condiciones más severas que van desde dermatitis atópica, psoriasis y cáncer de piel.

Se ha demostrado que el ozono presente en el smog, es capaz de destruir la vitamina E de la capa externa de la piel al hacer contacto con ella. De hecho 90% de los signos visibles del envejecimiento como líneas de expresión, pérdida de elasticidad y manchas, son causadas por la contaminación.

¿Qué podemos hacer para contrarrestar los daños?

Teniendo en cuenta la evidencia anterior, la contaminación ambiental sí afecta nuestra piel y para protegernos de ella se han estudiado los efectos de algunos ingredientes que nos ayuden a bloquear de nuestra piel la contaminación.

  1. Busca en tus productos ingredientes botánicos activos que puedan protegerte de la contaminación, algunos de ellos son: la alcachofa, los hongos de la nieve de la medicina tradicional china, la cebada, el ginseng, el melocotón la manzana, la vitamina E y C. Por otro lado, algunas moléculas novedosas como los agentes quelantes, evitan que los contaminantes metálicos se adhieran a tu piel.
  2. Lavar el rostro o el cuerpo al menos una vez en un día con limpiadores faciales suaves libres de SLS (lauril sulfato de sodio).
  3. Busca productos que contengan carbón activado para eliminar los contaminantes de la piel de manera efectiva.
  4. Hoy en día existen productos con protección de contaminación ambiental, éstos son llamados antipollution.