Blog

8 consejos para una piel fresca en primavera

Se acerca el cambio de estación y ello traerá cambios en tu piel. Conforme el clima se hace más cálido cambiamos nuestra forma de vestir por prendas más livianas y cortas, también nuestra piel requiere que cambiemos la forma en que la cuidamos.

El clima en invierno es frío y seco, en primavera es caliente y húmedo. En primavera, la temperatura se eleva y los poros se dilatarán para que agua, minerales y sebo salgan del folículo de la piel a través del sudor para refrescarnos; la producción de grasa en la piel aumenta y la humectación mejora, por lo que pieles secas se benefician, pero personas con piel grasas tendrán que estar alerta.

En la cara, la parte superior del pecho y la espalda, las glándulas sebáceas son más grandes y numerosas, por lo que estas zonas son más propensas a mostrar reacciones tales como inflamación, enrojecimiento o sensibilidad, debido a que la cantidad de partículas que flotan en el aire aumenta creando problemas tales como una piel estresada que puede tener puntos negros causados por la acumulación de material queratinoso denso y sebo del sudor.

El color negro típico del poro se debe a la presencia de 6 contaminantes comunes que están presentes en el medio ambiente: Hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs), Compuestos orgánicos volátiles (VOCs), Óxidos, Materia particulada (PM), El ozono (O3) y Humo del cigarro. Estos contaminantes además, tienen la capacidad de producir radicales libres que descomponen el colágeno y la elastina, provocando signos de envejecimiento, inflamación, deshidratación y otras afecciones cutáneas alérgicas como la dermatitis atópica, el eccema o la psoriasis, y en última instancia, incluso cáncer de piel.

No hay nada mejor que liberar la piel de lo que no necesita, por lo que te decimos como protegerla del entorno y ayudarla a mantener su equilibrio en primavera:

Evita:

  • Cremas humectantes pesadas con aceites minerales.
  • Usar exceso de maquillaje y si lo usas, retíralo lo antes posible después de regresar a casa ya que la contaminación y el maquillaje, impiden que nuestra piel respire correctamente.
  • Realizar actividades al aire libre durante el mediodía y las 3 de la tarde. En este momento la luz del sol golpea más fuerte y puede dañar más la piel
  • Usar limpiadores o jabones más de tres veces al día

Favorece:

  • Productos que contengan extractos naturales de caléndula, nopal, pera o aloe.
  • Productos que contengan vitaminas o complejos antioxidantes como el resveratrol o la vitamina E en sus formulas.
  • Productos con propiedades “magnéticas” que adsorban eficazmente la contaminación como el carbón activado.
  • El uso de limpiadores y desmaquillantes suaves y seguros que no irriten tu piel.