Blog

6 Consejos simples para una piel fresca y sana

La comida grasosa, la contaminación, el clima e incluso los ciclos hormonales pueden provocar puntos negros, granitos y piel con aspecto cansado. Tener una piel fresca y sana es cuestión de alimentarla lo mejor posible, tanto por dentro como por fuera con los mejores alimentos y productos adecuados de cuidado personal.

Hoy en día, especialmente en las ciudades, es difícil mantener nuestra piel limpia y fresca, pero siguiendo estos 5 consejos nuestra piel podrá mantenerse en su mejor forma posible.

LIMPIEZA.

Mantén tu piel con la menor cantidad de suciedad (partículas contaminantes, polvo y aceite). Limpiar la piel mantiene los poros destapados y radiantes.

Los productos de cuidado personal modernos permiten no únicamente lavar nuestra piel y cabello, sino a la vez acondicionarlos y perfumarlos. Sin embargo, una de las principales causas de irritación en la piel está dado por el uso de detergentes y fragancias sintéticas;  dada su directa interacción en con la piel para ejercer su efecto limpiante y como consecuencia logran un grado de disrupción en la piel. Uno de los ingredientes más controvertidos es el Lauril Sulfato de Sodio ( SLS ).

De manera general los surfactantes con un índice menor de irritabilidad que el Lauril Sulfato de Sodio ayudarán a evitar posibles sensibilidades en la piel. Existen mejores alternativas superiores tales como  sarcocinatos, alfa olefin sulfunatos y alquil-aril sulfonatos logran mantener el equilibrio correcto de nuestra micro flora y grasa natural.

HIDRATA LA PIEL.

La retención de agua de la piel debe regularse cuidadosamente por el estrato corneo, para lo cual se requiere la presencia de agentes capaces de absorber agua del medo ambiente y de grasas intercelulares para formar una barrera contra la pérdida de agua.

El ácido hialurónico es el ingrediente principal a buscar para tratar la "piel sedienta", debido a su capacidad para mantener hasta 1000 veces su peso en hidratación. Además de esto, la hidratación de la piel también se debe a la cantidad de agua que bebemos durante el día. Aumentar el consumo de agua ayudará a que tu piel se sienta más saludable e hidratada.

PRODUCTOS QUE NO SENSIBILICEN LA PIEL.

Cuando la piel se irrita, muchas veces es porque el sistema inmunológico está reaccionando a algo que daña el tejido y se puede presentar una alergia. Las alergias cutáneas más comunes están directamente relacionadas con el uso de jabón, geles de ducha, maquillaje, lociones y desodorantes e incluso por la exposición a los rayos solares que pueden causar erupciones, picazón, ardor, enrojecimiento, bultos, urticaria e hinchazones que pueden dejar una cicatriz en la piel si no se maneja correctamente.

Cada cuerpo desarrolla sensibilidad y alergias a diferentes componentes; trata de identificar los ingredientes específicos que dañan y promueven la reacción de tu piel y evita su uso. Trata de usar menos productos de los que usas hoy, no todos son necesarios. Usa productos más naturales, suaves y amigables con la piel.

PROTECCIÓN DEL SOL Y CONTAMINACIÓN.

Para tener una piel hermosa y fresca, es esencial protegerla del sol, así evitas resequedad, arrugas prematuras y aparición de brotes. Adopta precauciones simples como usar sombrero o gorra y usar solar con al menos un SPF 15+; tanto como lo necesites.

Evita las partículas contaminantes que viven en el medio ambiente, esta materia se aloja en los poros de la piel y  pueden causar inflamación, manchas y signos prematuros de envejecimiento. Existen productos antipollution que ofrecen una gran protección contra factores ambientales como el smog, el humo y los metal pesados que flotan en el aire. Procura mantener la barrera protectora de la piel al utilizar productos que declaren en sus etiquetas acciones  anticontaminantes.

EVITA ALIMENTOS QUE DAÑAN LA PIEL.

No olvides que la piel se alimenta también desde dentro. Evita azúcar y comida industrializada, ambos son los causantes de envejecimiento prematuro en la piel, además de que pueden causar acné difícil de erradicar con productos tópicos.

El café y el alcohol nos deshidratan, por cada taza o copa, toma al menos un vaso de agua natural.

Lo mejor que le puede pasar a tu piel, y a tu salud, es que consumas más vegetales crudos (entre 3 y 5 tazas al día) y frutas, son excelentes antioxidantes que ayudan a mantener una piel joven, luminosa y libre de brotes.